Los alcaldes esperan que la Conferencia mejore sus fondos

Santiago González
-
Alcaldes y concejales posan tras la celebración de un Consejo Regional de la Federación de Municipios y Provincias (FRMP) celebrado algo más de un año - Foto: Ical

Este órgano se constituirá el próximo viernes 12 de abril en Valladolid entre la expectación y el escepticismo sobre la utilidad para coordinar las políticas entre la Junta y las entidades locales

Entre la expectación, el escepticismo y el desconocimiento reciben los regidores el nacimiento de la Conferencia de Alcaldes y Presidentes de Diputación, un órgano que se constituye el próximo viernes 12 de abril en Valladolid, con el objetivo de que las entidades locales participen en las políticas autonómicas a través de debates, iniciativas o propuestas que sirvan para vertebrar mejor el territorio y coordinar actuaciones.
Las Cortes dieron luz verde a finales del pasado mes de noviembre, con el consenso de PP, PSOE y Podemos, la abstención de Cs y en contra del Mixto (IU y UPL), la ley por la que se crea este instrumento como un foro de encuentro al más alto nivel entre la Junta y las entidades locales para tratar «asuntos de Comunidad» y similar al existente en España entre el presidente del Gobierno y los autonómicos.
El presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias (FRMP), Alfonso Polanco, considera que la Conferencia de Alcaldes es «una magnífica herramienta» y una «oportunidad» para la coordinación de las políticas locales y autonómicas en muchas competencias compartidas.
Polanco cita las políticas de despoblación y empleo, así como la financiación local como asuntos que deben «activarse» y ser «relevantes» en el funcionamiento de este instrumento.
El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, cree que abre una ventana para tener voz en las políticas generales de la Junta, aunque deja claro que «la Conferencia será lo ambiciosa que queramos los miembros». Aunque considera «complicado» la toma de decisiones por consenso en función de los colores políticos, Rico incide en que los planes de empleo o los servicios sociales deben ser asuntos prioritarios.
José Luis Rivas, alcalde de Ávila, también se felicita por la creación de un órgano que deber servir para «conocer todas las necesidades del municipalismo». «Esto evitará duplicidades que se producen por la falta de coordinación entre las administraciones», afirma el regidor, quien confía en que puedan debatirse las grandes directrices de políticas públicas sectoriales o territoriales en la Conferencia con «el objetivo de mejorar la vida de los ciudadanos».
Críticas

Sin embargo, no todos los alcaldes se muestran esperanzados en la utilidad de la Conferencia de Alcaldes. «Es una medida de proyección mediática», expresa el regidor de La Granja de San Ildefonso, José Luis Vázquez. Sus críticas se centran en la «escasez de las ayudas no condicionadas de la Comunidad», para las que pide que alcancen la media de otras autonomías, así como «la ausencia de planes de convergencia y de compensación territorial», a pesar de cumplirse las condiciones reguladas en la ley, según indica Vázquez.
«No mantenga ninguna esperanza, lo veo con escepticismo e incredulidad», dice el alcalde, quien está expectante ante «el cambio inminente en la Junta y la certeza de que el próximo Gobierno socialista sea municipalista».
La Conferencia de Alcaldes y Presidentes de Diputación se reunirá una vez al año convocada por su presidente o presidenta, aunque habrá un comité permanente que se podrá convocar de forma ordinaria cada seis meses.