El caso de Ávila espera el segundo análisis

B.M
-

Tiene que llegar el resultado de la doble prueba desde Majadahonda, donde se realizan las de Ávila. Normalmente el resultado suele confirmar el primer positivo pero hay casos en lo que esto no sucede, explica el jefe del Servicio de Sanidad

Coronavirus| El caso de Ávila espera el segundo análisis - Foto: ENRIQUE LUIS

El hombre ingresado en el hospital Nuestra Señora de Sonsoles y que resultó positivo en un primer análisis de coronavirus, está pendiente de la segunda prueba que tiene que dar la confirmación. Según explica Luis González Maroto, jefe del Servicio Territorial de Sanidad en Ávila, se está siguiendo el trámite habitual, de forma que cuando se producen casos de posible coronavirus se realiza un doble análisis, el segundo para confirmar. En Ávila,  ambas pruebas se llevan a cabo en Majadahonda por la proximidad a Madrid.
Con el paciente de Ávila, un hombre que en principio no tiene mal pronóstico, se está pendiente de ese segundo análisis, de forma que si confirma el positivo ya pasará a estar en la lista de afectados que cada día proporciona la Junta de Castilla y León y en la que, de momento, no se incluye ningún positivo en Ávila pues se precisa esa doble confirmación. En todo caso, el representante sanitario sí que señala que en estos casos «mormalmente se suele confirmar, lo que pasa es que las pruebas no siempre son muy precisas porque también depende de la patología de cada individuo y no siempre la determinación es exacta. Normalmente suelen confirmar el primero, pero no siempre, por lo que hay que esperar». Lo que sí que indica es que «permanentemente hay casos sospechosos», que se van enviando a analizar, según marca el protocolo aunque solo se informa de los que resultan positivos.
Respecto a la situación que se está produciendo en Ávila, se está viviendo «con mucha intensidad, se agolpan noticias y cada vez hay que trabajar con los mismos medios pero con una actividad un poco más intensa. Pero para eso está preparado el sistema de salud de momento». Se trabaja con el protocolo establecido por el Ministerio de Sanidad, que las comunidades autónomas extrapolan, de modo que cuando una persona aparece con una sintomatología (fiebre, tos y dificultad respiratoria), lo que se recomienda es que desde casa, «no ir a los centros de salud o urgencias», se llame al teléfono que en Castilla y León es de información del coronavirus (900 222 000) y en ese teléfono se informa de las medidas a adoptar en función de si además de los parámetros clínicos (los síntomas) han podido tener alguna relación por viaje o proximidad con algún caso positivo o sospechoso. Y a partir de ahí ya se activa el protocolo y se deciden las medidas a adoptar por la persona en cuestión, si hay que hacer recogida de muestras, y de salir positivo se realiza un estudio de los contactos y, según sean estrechos o no, se les recomiendan una serie de medidas de aislamiento o de carácter preventivo.
En cuanto al cumplimiento de esta forma de actuar que está protocolizada, explica González Maroto que en Ávila «la gente está siendo prudente, porque el miedo, que en algunos casos puede ser contraproducente, en éste va a favor porque la gente es consciente de que puede que unos síntomas de catarro, que no van más allá, a lo mejor vas a centro de salud y puedes tener más riesgo de contraer el coronavirus», lo que hace que la gente esté siguiendo las recomendaciones de solo ir al centro de salud o al hospital con patologías «realmente graves».
Y esto supone que se nota que «se va algo menos, quizá no demasiado» a centros de salud o urgencias, aunque sí hay «una saturación mayor en cuanto a la demanda de información telefónica». Es decir, el teléfono de información se está usando.
Respecto a la necesidad de llegar a aislamientos de pacientes en el hospital de Ávila, explica que esta medida ya depende de la decisión de los facultativos en función si tiene alguna patología previa o grave, de modo que sea necesaria una medida de aislamiento o no. Sí que ha habido, explica, casos en Ávila en los que se ha procedido al aislamiento domiciliario fundamentalmente porque cuando «un caso pasa a ser sospechoso, por prevención, se procede al aislamiento, no en todos los casos, según la patología de cada uno y que exista más o menos riesgo», pero se hacen determinaciones con cada caso concreto. Sobre todo es mucha gente, insiste, «que por precaución se recomienda que quede aislado en casa, sobre todo cuando es un caso sospechoso y hay que recogerle una muestra».
Esta muestra se suele recoger en casa, salvo en caso con patologías previas que estén en el hospital. Esto significa que también hay casos de aislamiento en el hospital, «en el sentido de intentar que no tengan contacto cercano con más gente», aclara.