Repiques de fiesta por el cumpleaños de Santa Teresa

E.C.B
-
Repiques de fiestas por el cumpleaños de Santa Teresa

Quince torres de Ávila construyen un paisaje sonoro común, con cambios de ritmo y un toque general final, como si de un diálogo entre campanas se tratara.

Eran las ocho de la tarde y las campanas de la Catedral de El Salvador comenzaban a repicar a fiesta y como si de una orquesta perfectamente sincronizada se tratara, poco a poco se iban incorporando los sonidos de otros campanarios de la ciudad como si de un auténtico diálogo se tratara. Y es que Ávila estaba este sábado de celebración por el cumpleaños de Santa Teresa de Jesús.
Durante media hora los campanarios del convento de Santa Teresa, el Obispado, la iglesia de San Juan, la capilla de Las Nieves, el Ayuntamiento, la capilla de Mosén Rubí, la iglesia de San Martín, la basílica de San Vicente, la ermita del Humilladero, la iglesia de Santiago, el convento de la Magdalena , la iglesia de San Pedro, el convento de Gracia, la ermita de la Virgen de Las Vacas y como no, la Catedral construyeron un paisaje sonoro común, con diversos cambios de ritmo y un toque general final, a la manera de los campaneros tradicionales, diferente a esos conciertos de campanas presenciados en ediciones anteriores más melódicos, pero igualmente espectacular. Más aún por la nueva iluminación ornamental que lucían varios de esos espacios, que ensalzaban su figura en la noche de Ávila y deleitaban a cuantas personas se acercaban a estos lugares.
El Ayuntamiento y la empresa Zaraevents, así como las iglesias, conventos e instituciones colaboradoras sumaron esfuerzos para organizar este espectáculo, pero los grandes protagonistas fueron los Campaners de la Catedral de Valencia y la Asociación de Campaneros Zamorano, cuyos integrantes fueron los encargados de poner el sonido a las torres de la capital. En total seis campaneros venidos desde tierras valencianas, en la Catedral, y 30 compañeros zamoranos repartidos por diferentes torres de la ciudad, que hicieron repicar las campanas a fiesta, como lo hicieran en época de Santa Teresa.