La UCAV alerta de la "emergencia demográfica"

M.M.G.
-

La Universidad Católica de Ávila pone a disposición de partidos e instituciones un buscador que ofrece la proyección del movimiento natural de la población y que avisa de que en 2050 Ávila podría perder el 27% de la suya

La UCAV alerta de la "emergencia demográfica"

«Castilla y León se encuentra en emergencia demográfica». Así de clara y de directa se expresaba ayer  Lourdes Miguel, decana de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad Católica de Ávila durante la presentación de de www.despoblacionrural.ucavila.es, un buscador web que ofrece la proyección del movimiento natural de la población de la región y que pretende dar la cifa de población total de los municipios de Castilla y León hasta el año 2050.
Así lo explicó Beatriz Sánchez, la profesora de la UCAV responsable de esta herramienta, que ayer se puso a disposición de partidos políticos e instituciones con el fin de que todos pongan de su parte para frenar el problema de despoblación que acecha a España en general y a nuestra región en particular.
datos a 1 de enero de 2018. Y es que, tal y como apuntó este miércoles Sánchez durante la presentación de la herramienta, según los datos que ésta maneja en la actualidad y que están actualizados a 1 de enero del año 2018, Castilla y León perdería un 8 por ciento de población hasta el año 2030 y un 26 por ciento de cara al 2050.
«Todas las provincias de Castilla y León pierden por encima del 20 por ciento al año 2050», recalcó Sánchez, que apuntó que si bien Ávila se encuentra en la media regional (con una pérdida de un 27 por ciento hasta el año 2050) existen provincias como Zamora en las que esa pérdida llega hasta el 36 por ciento.
Para realizar esta herramienta, la UCAV ha partido del crecimiento natural de la población, es decir, de los nacimientos y defunciones.  Falta aún, pues, añadir una variable clave a la hora de valorar los movimientos demográficos: la de los saldos migratorios.
Pero según anunció la profesora Sánchez, está ya planeado seguir mejorando la herramienta con esta variable y con otras, como la edad o el sexo de las personas que habitan los municipios. Y explicó también que cada año se podrá cambiar el punto de partida de los datos, actualizando con las cifras de nacimientos y defunciones que vaya facilitando el Instituto Nacional de Estadística.