Los populares califican de "letal" el preacuerdo de gobierno

E.Carretero
-

Para parlamentarios electos del Partido Popular por esta provincia manifiestan su "preocupación y decepción" por el pacto entre PSOE y Unidas Podemos que, lamentan, ha favorecido la fragmentación del centro derecha

Los populares califican de "letal" el preacuerdo de gobierno

Con preocupación y decepción. Así ven en el Partido Popular de Ávila el preacuerdo de gobierno firmado entre los socialistas y Unidos Podemos. «Es un pacto legal para España y también para los abulenses», aseguró la diputada electa del PP por esta provincia, Alicia García, que criticó además que  Pedro Sánchez no haya llamado al presidente nacional de su partido y que ni siquiera le haya devuelto la llamada de teléfono al líder de la oposición, lo que para la popular es «una falta de respeto a los votantes de centro derecha».
No ocultó García la «preocupación y decepción por este pacto letal, porque el PP lo que quería era buscar la estabilidad económica y también social e institucional y con un pacto de estas características es difícil», asegurando además que «mayoritariamente los abulenses rechazan este pacto».
Criticó también la diputada electa del Partido Popular que el acuerdo se fraguara en solo 48 horas teniendo en cuenta que durante seis meses ni PSOE ni Unidas Podemos fueron capaces de acercar posturas. «Nos parece una tomadura de pelo que se hayan convocado unas elecciones para luego resolver en 48 horas y en un par de folios un preacuerdo de gobierno que será letal para Ávila, para los abulenses y también para España», aseguró la popular que, como ya ha hecho Casado, recordó que «el proyecto de gobierno del PP es incompatible con Sánchez» y su partido no favorecerá la investidura de PSOE y Unidas Podemos si bien, afirmó, sí estarán dispuestos «al diálogo, y especialmente para aquellos pactos que consideremos que son de Estado».
«La fragmentación del centro derecha ha permitido que Sánchez, Iglesias y los partidos separatistas y nacionalistas que son contrarios a la Constitución vayan a dirigir la política española», aseguró la popular para explicar los motivos que han llevado a un más que posible gobierno de izquierdas, lamentando en este punto que Ciudadanos no atendiera la propuesta de Pablo Casado de unirse a España Suma. «Si hubiéramos ido juntos habríamos ganado las elecciones generales porque hay un importante número de votos que no tienen representación», aseguró García antes de defender que desde la oposición el PP será «el único» partido que defienda los intereses de Ávila y de los abulenses.
También tuvo palabras García para las otras dos diputadas de esta provincia, lamentando no solo que  ninguna sea abulense sino que apenas hayan pisado por Ávila.  «Espero que ahora se comprometa más con Ávila y no solo venga de manera puntual», dijo refiriéndose a Margarita Robles, la diputada electa del PSOE, de quien dudó que «pueda priorizar las demandas de Ávila» dentro del futuro gobierno. Por otra parte, sobre la diputada de Vox, lamentó  García que solo sea noticia cuando viene a Ávila, criticando además que forme parte de un partido que «rechaza la arquitectura tradicional, las autonomías, la Unión Europea, la PAC y el interés de nuestros pueblos».
«Si este gobierno acaba fraguando será un gobierno que ya nos ha demostrado con su proyecto de presupuestos de 2018 que Ávila está muy lejos de sus prioridades», aseguró por su parte el senador electo por Ávila del Partido Popular Juan Pablo Martín que no dudó en afirmar que «al escoramiento a la izquierda que apunta este nuevo gobierno está alejado de lo que la sociedad abulense desea».
Sobre el ascenso de Vox en esta provincia también apuntó Martín a la fragmentación del voto de centro derecha si bien señaló que tras el 10-N se ha demostrado que el PP «es un partido más fuerte que antes de las elecciones, tanto en Ávila capital como en todos los municipios de referencia de la provincia». Es más, recordó el senador popular que los objetivos de campaña eran conseguir el segundo diputado, lo que no se ha cumplido «por la fragmentación y la tendencia nacional», y recuperar la hegemonía en Ávila capital, lo que sí se ha logrado. «Es indiscutible que el PP de Ávila ha tenido un impulso muy importante pese a que ha habido intereses políticos en alentar esa fragmentación tanto a nivel nacional como local», aseguró el popular no sin apuntar que «en las Cortes vamos a ser inflexibles en la defensa de los intereses de los abulenses».