Jimeno empieza a construir su Real Ávila

A.S.G.
-

Arranca la pretemporada encarnada con ambición y el reto de hacer un equipo capaz de plasmar la calidad de los nombres que lo forman

Jimeno empieza a construir su Real Ávila - Foto: David Castro

El balón ya rueda en el Adolfo Suárez. Había ganas de empezar a ver al  Real Ávila de José Manuel Jimeno, de nuevo al frente del proyecto encarnado en una temporada anómala por todo, desde las fechas al sistema de competición, pero en la que los encarnados no se cierran las puertas a nada. Porque tanto dentro como fuera del club son conscientes de la importante nómina de jugadores –aún falta por cerrar un central y confirmar si Manuel Sánchez, sobre el que el club guarda silencio, es el fichaje bomba– que este año forman el vestuario encarnado. «Por nombres la plantilla habla por sí sola, pero ya hemos visto en cursos anteriores que en este fútbol de Castilla y León el nombre y el escudo no sirven por sí solos para ganar partidos» decía a la claras Andrés Llorián, capitán del equipo y que con ocho temporadas a sus espaldas en el Adolfo Suárez sabe de los entresijos del Grupo VIII de Tercera. Como capitán tomó la palabra sobre el campo en la apertura del curso 2020-2021 ante los nuevo, los ‘viejos’ y puso la voz de un vestuario con ganas hacer algo importante. Hay vestuario, ahora toca hacer equipo,   una de las piedras del camino en las que se tropezó en años anteriores.
Con «todo el ánimo y la ilusión posible después de todo este parón» comenzaba José Manuel Jimeno su segundo proyecto en el Real Ávila. Su primer paso por el Adolfo Suárez (2015-16) no fue el esperado. Con la lección aprendida el técnico madrileño fue el elegido para dar un giro de tuerca al equipo que en los dos últimos años estuvo en manos de JonathanPrado. Entonces, como ahora, el calor del verano llevaban a mirar a la zona alta hasta que el invierno enfriaba las ilusiones. Esta vez todos quieren que sea distinto. Se han marchado jugadores como Rafa Álvarez, Peli, Rivera, Cristo, Jorge Sánchez, Oli, Mayorga o Edu López entre otros; han renovado Johan, Corozo, Llorián, Sito Cruz, Moreira, Ortiz, Domingo, Rubén Ramiro,Calderón o De Mesa; pero sobre todo han llegado Brian Jaén, Carlos Pascual, Dani Tena, Camilo, Sergio Ramos, Álex Garrido y especialmente Borja Rubiato para conformar una plantilla con cerca de una veintena de jugadores –«no queremos una plantilla larga»– que a partir de ahora trabajarán durante cerca de seis semanas «pendientes del OKpara poder disputar amistosos» –los cuales se están cerrando– con el objetivo de «sentar las bases y el patrón de juego» del equipo de cara a una temporada «especial».
Sabe José Manuel Jimeno de la calidad que este año tiene en sus manos. «Tenemos un equipo con gente de calidad, con experiencia, con la que se puede jugar bien al fútbol... Ahora debemos construir un equipo que se adapte a la categoría, a los rivales, a los campos y a las circunstancias. Un equipo capaz de jugar un fútbol u otro en función de lo que depare la competición en cada momento. Si somos capaces de ser ese equipo, con la calidad que tenemos, entendemos que nos puede ir bien». Hay satisfacción a todos los niveles del club con la plantilla que se ha conseguido juntar este año. «Tenemos una plantilla como la mejor, no sólo de nuestro subgrupo sino de ambos.Futbolista a futbolista no tenemos nada que envidiar a ninguna. Ahora debemos ser capaces de hacer un buen equipo, que esa calidad individual fluya y se plasme en el terreno de juego. Un equipo que gane partidos, que sea competitivo» se pide Jimeno.
Un curso de partida «distinto». Este año el Grupo VIII estará dividido en dos subgrupos en fase regular así como una fase de playoffs y de permanencia que será diferente a la de otros años. «Es una situación nueva para todos, a la que nos tendremos que adaptar» señala José Manuel Jimeno de cara a una temporada en la que advierte que «los errores van a penalizar mucho. La dificultad será máxima».
Una lectura que también realizaba Llorián, que sabe lo que le aguarda a un equipo del que no tiene dudas. «Es un proyecto ambicioso» señalaba el capitán ante un vestuario que ve «más maduro y veterano. Creo que este año nos vemos en la obligación de ser un club protagonista».