"El bloqueo es un fantasma al que no hay que desterrar"

P.R.
-

La Biblioteca Pública de Ávila acoge durante 11 sábados un taller de escritura creativa, dirigido por Adolfo Gilaberte, profesor de la Escuela de Escritores

C omenzaba ayer en la Biblioteca Pública dependiente de la Junta de Castilla y León el taller de Escritura Creativa dirigido por el escritor Adolfo Gilaberte, profesor de la Escuela de Escritores de Madrid y al que asisten los quince alumnos que se han inscrito en el mismo, que asistirán a lo largo de nueve sábados de los meses de octubre, noviembre y diciembre 
El temario de este taller de escritura creativa está confeccionado por  Enrique Páez, ideólogo de la estructura teórica de la Escuela de Escritores de Madrid en cuanto a escritura creativa. La intención de  Guilaberte en este taller es «dejar las herramientas sábado tras sábado para que cada alumno escriba una historia lo mejor posible y que se ajuste lo máximo posible con lo que tiene en la cabeza. Y después cada uno llegue hasta donde quiera llegar, con las ganas, la pasión, con el tiempo que le dedique. Mi intención es que  los alumnos salgan con unas nociones más que básicas para que no se enfrenten con las manos vacías frente a un texto».
El primer tema que se aborda en el taller en el primer día que se desarrollaba el mismo son los ejercicios de desbloqueo y abordar las técnicas necesarias que deben saber los futuros escritores para enfrentarse al problema que suscita la cuartilla o la página en blanco. «Aquí se dan las pautas para perder ese miedo. Lo que hay que hacer es comenzar a escribir», señalaba Adolfo Gilaberte  mientras añadía que lo importante es «comenzar a escribir. Cuando termines el texto vuelves hacia atrás y reescribes si quieres, pero no te puedes bloquear. El bloqueo es un fantasma que yo personalmente no le miro, no le hago caso. Lo importante es comenzar. El sentido de la historia va a apareciendo a medida que escribimos y muchas veces varía del sentido inicial que teníamos. Esto es lo bonito de la literatura, ir redescubriendo. De algún modo asombrándonos a nosotros mismos». Recuerda una frase que está en la sede de Madrid de la Escuela de Escritores que viene muy bien para afrontar este problema y luchar contra ese bloqueo: «Todo empieza por una palabra».
En cuanto al contenido del taller, el ponente destacó que se va a trabajar la construcción de la escena, el personaje, el manejo del tiempo interno del relato, cómo afrontar el primero y el último párrafo, metáforas de situación... «Es un temario bastante completo», indicaba. También agradeció la organización de este taller por parte de la Biblioteca Pública de Ávila y que este sea gratuito para los asistentes. Comentó que este mismo curso en Madrid tiene un coste de ciento quince euros mensuales por alumno. «Está muy bien que las bibliotecas públicas promuevan este tipo de talleres», sostenía el ponente.