5 millones de presupuesto para la diócesis, con más gastos

B.M
-

En el marco del Día de la Iglesia Diocesana, se presenta el presupuesto de la Iglesia en Ávila y se pone de relevancia su aportación "social y educativa"

5 millones de presupuesto para la diócesis, con más gastos

En el marco de la celebración el próximo domingo del día de la Iglesia diocesana, se presentaron en Ávila los datos económicos de la diócesis, que el pasado año alcanzó los cinco millones de presupuesto con una cifra donde se ve un aumento de 780.000 euros en los gastos, entre otras cosas, por la puesta en funcionamiento del nuevo Archivo Diocesano o la inversión en conservación y rehabilitación de iglesias y centros parroquiales.
La presentación de los datos corrió a cargo del obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, y el ecónomo de la diócesis, Alejandro Jiménez, como una forma de poner de manifiesto la importancia de la corresponsabilidad al formar parte de la diócesis. El propio obispo quiso destacar la labor «social y educativa» que realiza la Iglesia y lo hizo presentando datos como los más de 8.000 alumnos que asisten a centros religiosos donde son atendidos por unos 1.000 trabajadores o el trabajo que se realiza a través de los centros sociales. Además, destacó que con Iglesia diocesana se hace referencia a la pertenencia a «una iglesia local» donde se realza el «sentido de familia», la comunidad que se crea y vive alrededor de la Iglesia.
Y como «vivimos en la tierra» existen gastos y ahí unió precisamente la importancia del «sentido de transparencia» por lo que se dio a conocer el presupuesto del que hay que «dar cuenta». 
En cuanto a los datos de su actividad, señaló que el pasado año se realizaron 878 bautizos, donde se nota el efecto de la despoblación y el envejecimiento, así como 924 primeras comuniones y 234 matrimonios. En la actividad pastoral, se refirió a que se cuenta con unos 150 sacerdotes, seis seminaristas, 256 parroquias, 530 religiosos o 15 monasterios contemplativos. A ello se une la actividad educativa, donde se ve «la confianza entre la población en la Iglesia en el ámbito educativo y asistencial», como un ejemplo del «aporte social al tejido socieconómico » que realiza al Iglesia en Ávila y sin el cual quedaría «muy debilitada» la provincia en temas como el empleo. «La Iglesia es un aporte social, económico, espiritual y de valores», insistió el obispo abulense, que también se refirió a que «no es un contrincante político, no se presenta a las elecciones», aunque sí contribuye a «hacer sociedad». Y para ello, como en política, se cuenta con un presupuesto para traducir las ideas en realidad, siendo responsables «de aquello que recibimos y a qué lo destinamos».
En cuanto a las cuentas en sí, el ecónomo destacó que el presupuesto ascendió a cinco millones en 2018, donde dentro de los ingresos un 31 por ciento corresponde a aportaciones voluntarias de los fieles, mientras que un 38 por ciento es parte de la asignación tributaria. En esta asignación, la conocida como la ‘X’ en la Declaración de la Renta, desde Ávila se suele hacer anualmente una aportación de entre 600.000 ó 650.000 euros, aunque posteriormente recibe más de dos millones, que se suman precisamente al presupuesto. En los ingresos también hay otros de carácter corrientes, por ejemplo por servicios o subvenciones, y extraordinarios (suponen el cinco por ciento) como enajenaciones de patrimonio.
En el apartado de gastos, destaca la retribución del clero o los gastos extraordinarios, aunque también se encuentran las acciones pastorales o asistenciales, retribuciones al personal seglar o la conservación de edificios y gastos de funcionamiento, que subió un cinco por ciento. El mayor gasto fue la retribución del clero, que supone un 33,5 por ciento del total.
Es en  gastos donde se ha visto ese aumento de 780.000 euros aunque esto no ha impedido que el balance sea positivo y se cerrara el año con una capacidad de financiación de más de 31.000 euros.