El pregón más personal de Samboal sobre la Semana Santa

Benjamín López
-

La periodista abulense, muy emocionada, pregonó ayer en Madrid la semana de Pasión abulense, haciendo un recorrido por ella con el hilo conductor de sus vivencias íntimas

El pregón más personal de Samboal sobre la Semana Santa

La periodista abulense Ana Samboal pronunció ayer el pregón de Semana Santa en Madrid, organizado por el Hogar de Ávila en el Centro Cultural de los Ejércitos, en un tono muy personal, desde el punto de vista de sus recuerdos y vivencias durante toda una vida acudiendo como espectadora y cofrade ocasional a las procesiones de nuestra ciudad. 
Samboal pronunció en pregón tras una breve introducción de la presidenta del Hogar de Ávila y en presencia del alcalde, José Luis Rivas, del diputado y alcalde de Piedrahita, Federico Martín, y del presidente de la Junta de Semana Santa, Ernesto González Ferrer. Al acto acudieron también varias decenas de personas que escucharon de boca de Samboal un recorrido por los rincones, las procesiones, las sensaciones y los recuerdos de esta periodista nacida y criada en nuestra ciudad.
«Digo mí Semana Santa, mía, y perdonadme este sentido patrimonialista de algo que es de todos, que es, diría, que universal, porque nunca he vivido otra Semana Santa que no haya sido esta», afirmó Samboal visiblemente emocionada nada más empezar su pregón. Según sus recuerdos, la Semana Santa de Ávila «discurre entrando y saliendo por los arcos de la muralla, recorriendo su recinto entre ese olor que embriaga de las velas y el frío. Mucho frío, casi siempre, casi todos los años». Samboal se confiesa «muy semanasantera» pero reconoce que ya está casi todo escrito y publicado sobre la Semana Santa abulense. «Hay magníficos libros, programas, imágenes», al alcance de un click en Internet, y eruditos en esta cuestión. Por eso decidió acercarse a la Semana de pasión a través de sus recuerdos personales. «En mi casa había que estrenar ropa», rememoró antes de añadir que sigue manteniendo la costumbre. «No concibo el Domingo de Ramos, sin acompañar a Jesús subido a la borriquilla bajo el sol de primavera, aunque sólo sean un puñado de pasos. Siempre en familia», recordó la periodista. 
Samboal asegura que su «asignatura pendiente» es hacerse cofrade del Cristo de las Batallas. De hecho sólo ha salido en dos procesiones en su vida, «hace muchos años» acompañando a la Virgen de las Angustias un miércoles y un viernes santo. «Creo que fue la primera vez que sentí, que viví, en todo su significado, lo que era una procesión. La fe, la verdad y el sentimiento de las personas que forman parte de ella. Es impresionante. Llega muy, muy dentro», afirmó en otro momento del pregón. 
Mención especial en su pregón para el Cristo de Mosén Rubí, el Cristo de las batallas que desfila el Jueves Santo. «Me gusta verle bajar la cuesta al salir desde el arco de la muralla», confesó antes de afirmar que «le mires desde donde le mires, te devuelve siempre la mirada. Y te absorbe». Dentro de ese hilo conductor del pregón que fueron sus vivencias personales recordó la emoción que le suscita. «Ante Él me casé, ante Él he vivido mis momentos más inocentes y felices de niña y hecho las promesas que me atan. Ante Él probablemente he derramado también algunas de mis lágrimas más amargas. No puedo esconder la devoción que le tengo y tampoco quiero hacerlo», dijo desde una honda emoción.