Carriedo achaca el desfase de Sanidad a la infrafinanciación

SPC
-

El consejero garantiza el mantenimiento de la calidad del servicio sanitario, a pesar de que supone el 43 por ciento del gasto de todas las consejerías

Fernández Carriedo, en la última reunión del Consejo de Política Fiscal - Foto: Juan Lazaro (Ical)

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, justificó el enorme desfase de unos 1.200 millones de euros de la Consejería de Sanidad durante el pasado año en la «infrafinanciación» del actual modelo. Por ello, insistió nuevamente en la «urgente necesidad» de reformar el sistema de financiación autonómica, algo que ya reivindicó Castilla y León en la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera.
En declaraciones a este periódico, Carriedo explicó que la sanidad está infrafinanciada en todas las comunidades debido a un modelo «elaborado en 2009 en plena recesión económica y cuyos recursos no sirven para 2020». Además de antiguo, el consejero insistió en que es «malo para Castilla y León, ya que se pactó con ERC en tiempos del anterior Gobierno socialista y se impuso al resto de autonomías», apuntilla.
A pesar de ello, el responsable de elaborar los presupuestos autonómicos reconoce el «gasto creciente» de la sanidad en todas las comunidades y afirma que en Castilla y León representa el 43 por ciento del gasto de todas las consejerías, dejando a las otras nueve el 57 por ciento «incluyendo educación, servicios sociales, agricultura, empleo o infraestructuras, todas ellas también muy importantes».
Fernández Carriedo recuerda, no obstante, que la gestión del gasto sanitario en la Comunidad es «mucho mejor» que en otras, ya que por ejemplo «pagamos al día los gastos de farmacia». Tras reconocer que en España existe un problema serio de financiación de los servicios públicos, el consejero de Hacienda lanza un mensaje tranquilizador y aunque «pagamos a los profesionales sanitarios, el funcionamiento de los hospitales (no hemos cerrado ninguno ni centros de salud durante la crisis)» mantiene el compromiso de sostener un servicio sanitario de calidad en todo el territorio.
En este sentido, la Junta garantiza que «no perjudicará al ciudadano y seguirá prestando el servicio sanitario a sabiendas que la financiación que llega del Estado es muy insuficiente». Carriedo dejó muy claro que «no vamos a permitir que esta deuda del Estado acabe repercutiendo de forma negativa en los ciudadanos», por lo que el Gobierno autonómico pretende seguir «con uno de los mejores sistemas sanitarios de España».