La 'talla' de los quintos, fiesta grande de Mijares en marzo

E.C.B
-

Las celebraciones comenzarán el día 6 con el festejo del pañuelo y continuarán el fin de semana con el encendido de la hoguera en la plaza, el tallaje y 'La Vuelta'

La 'talla' de los quintos, fiesta grande de Mijares en marzo

La celebración de los quintos en Mijares es sinónimo de fiesta grande el segundo fin de semana de marzo. De hecho en esta localidad del Valle del Tiétar todos tienen muy presente el año que cumplirán la mayoría de edad y que serán protagonistas de una celebración por todo lo alto cargada de ilusión y alegría que desde el Ayuntamiento se sigue promoviendo como una de sus tradiciones más arraigadas.
Una de las costumbres previas a la fiesta consiste en llevar a la casa de cada quinto del año un lote de los productos necesarios para la elaboración de los dulces típicos de esta festividad, las rosquillas. También con varios meses de antelación comienza la preparación por parte de los quintos de la hoguera con la recogida de leña de los montes del término municipal.
Y todo a la espera de la llegada del segundo fin de semana de marzo. El viernes 6, previo a la hoguera, tendrá lugar la fiesta del pañuelo, con una misa en la iglesia en honor a los quintos, que cantarán la ronda a la Virgen de la Sangre, patrona de la localidad, y la pondrán un pañuelo como símbolo de devoción y admiración, para que les proteja en su vida adulta y les ayude a que todo salga bien durante su fiesta.
Al día siguiente, a las 20,30 horas tendrá lugar el encendido de la hoguera en la plaza que a buen seguro se llenará de gente para disfrutar de este espectáculo de fuego que se eleva por encima de las casas. Pero ahí no acaba la fiesta, pues la celebración continuará durante toda la noche con el baile amenizado en esta ocasión por la orquesta Venecia.
El 8 de marzo, a las 11,30 horas, llegará el esperado momento de ‘la talla’, en el que los quintos entonar a la puerta del Ayuntamiento un viejo cantar: En medio la plaza estamos, esperando a que nos llamen para subir a la talla a ver el quinto que vale. En el interior del Consistorio se tomarán las medidas de altura, peso y perímetro de tórax a cada uno de los jóvenes, a los que se les preguntará si padecen alguna lesión o enfermedad que les impida ir al Servicio Militar. Junto a ellos permanecerán familiares y vecinos mientras el secretario municipal les declara aptos o no y rellena el documento que en tiempos se enviaba al Ejército y que hoy es conservado en los archivos municipales.
Tras la talla, los quintos, familiares, vecinos y visitantes se acercarán a la iglesia acompañados por las chicas que ese año también cumplan la mayoría de edad para asistir a la misa en su honor, a cuya conclusión comenzará lo que los mijariegos conocen como ‘La Vuelta’, en la que tanto los lugareños como los visitantes recorren las casas de los quintos donde son invitados a degustar un vino añejo y las típicas rosquillas, así como distintos tipos de tortillas y aperitivos.
Los festejos continuarán el viernes siguiente con los quintos disfrazados para recorrer a lomos de un burro las calles del municipio pidiendo huevos y patatas por las casas, ofreciendo un trago de vino añejo mijariego y caramelos.
El 14 de marzo, demostrarán sus dotes culinarias elaborando unas ricas tortillas de patatas con los ingredientes recogidos el día anterior que serán degustadas por la gente joven del pueblo en una jornada que se conoce en Mijares como el ‘Día de las tortillas’. Y por la noche, como colofón a estas entrañables celebraciones habrá baile con la disco móvil New Look.



Las más vistas