Abiertos por solidaridad

E.Carretero
-

Cuatro alojamientos turísticos, dos en la capital abulense y otros dos en la provincia, concretamente en Arenas y Piedralaves, ofrecen servicios esenciales a aquellos profesionales que tienen que seguir trabajando y necesitan un lugar donde pernoctar

Abiertos por solidaridad - Foto: David Castro

La provincia de Ávila cuenta actualmente con cuatro alojamientos turísticos abiertos para dar asistencia a servicios esenciales. De estos cuatro establecimientos dos están en la capital, en este caso el hostal La Estación y la vivienda turística La Casita de Madera, y dos en el resto de la provincia, concretamente en Arenas de San Pedro, donde se encuentra el hostal Avenida, y en Piedralaves, con el hostal Mainz.
En todos los casos se trata de establecimientos que se han ofrecido de forma voluntaria para ofrecer estos servicios esenciales. De hecho, el listado no está cerrado y la  Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León actualiza diariamente este registro que se puede consultar en la web de la Junta, en el enlace Alojamientos turísticos servicios esenciales.
«En esta situación lo más rentable hubiera sido cerrar y no asumir riesgos pero abriendo hemos querido aportar nuestro granito de arena», asegura Jacob Corral, gerente de la empresa Core Group que gestiona el hostal La Estación, uno de los dos alojamientos abiertos actualmente en la capital abulense para ofrecer servicios esenciales. Apunta este empresario que esta medida, consensuada con la plantilla, no solo ha permitido mantener el trabajo de los cinco empleados que habitualmente trabajan en este establecimiento sino que también ofrece una «respuesta social» a aquellas personas que por el motivo que sea ahora necesitan de un alojamiento temporal. Habla, claro está, de  trabajadores  que  deban  realizar  labores  de  mantenimiento,  asistencia  sanitaria, reparación  y  ejecución  de  obras  de  interés  general,  abastecimientos  de  productos agrarios  y  pesqueros,  y  tripulaciones  de  los  buques  pesqueros,  así  como  servicios complementarios a las mismas, en el ámbito sanitario, portuario, aeroportuario, viario y ferroviario, alimentario, salvamento y seguridad marítima, la instalación, mantenimiento y reparación de redes de telecomunicaciones y centros de procesos de datos, suministro de energía y agua, suministro y servicios de transporte de mercancías o de viajeros ligados a las actividades permitidas por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, así como  de efectivos de  las  Fuerzas  y Cuerpos de Seguridad del Estado. También de ofrecer alojamiento a personas vulnerables y a aquellos que cuidan de enfermos y mayores con los que no pueden convivir por distintas razones.
«Yo he viajado mucho por trabajo y entiendo la preocupación que se tiene cuando no sabes dónde vas a dormir», apunta este empresario uno de los motivos que le han llevado a mantener abierto el hostal La Estación que cuenta con 23 habitaciones, la mitad de ellas ocupadas este miércoles por personal de Renfe, transportistas y sanitario, entre otros.
También en Piedralaves, y «por solidaridad», sigue abierto el hostal Mainz que ayer tenía dos de sus 21 habitaciones ocupadas, en este caso por efectivos de la Brigada Helitransportada, que son clientes habituales de este establecimiento. «Pensé que si cerraba no tendrían dónde quedarse y es gente que viene de lejos, de lugares como Canarias o Cataluña, por ejemplo», explica Alberto Ramos, dueño de este hostal que habitualmente tiene 8 trabajadores, todos en ERTE salvo uno en este momento.
También dispuestos a atender esas necesidades de alojamiento de trabajadores de actividades esenciales que vayan surgiendo están en la vivienda turística La Casita de Madera situada en la zona de Las Hervencias de la capital abulense, si bien de momento, reconocen sus responsables, en los tres días que llevan habilitados para atender esas necesidad de alojamiento autorizadas por el Gobierno aún no se ha atendido a nadie. También en este caso se abre «para echar una mano».
Y cerrados al público en general pero dispuestos a abrir para atender esas necesidades de alojamiento de aquellos profesionales de actividades esenciales está también Julian Dericks, propietario del hostal Avenida de Arenas de San Pedro, donde de momento hasta ahora tampoco se ha dado alojamiento de este tipo de clientes.