Confae destaca la incertidumbre del sector agroalimentario

D.C
-

Invita a la población abulense a que ayude a paliar el problema que ha generado el COVID19 "consumiendo productos abulenses, por proximidad, por calidad, y por la consolidación de las empresas y de los puestos de trabajo".

Confae destaca la incertidumbre del sector agroalimentario

La Confederación Abulense de Empresarios, pendiente de cómo está afectando la crisis provocada por el coronavirus a todos y cada uno de los sectores de la economía abulense con el objetivo de ayudar a encontrar soluciones a los problemas derivados de esa situación, ha alertado de la situación que por este motivo está viviendo el mundo de la agroalimentación (integrado en la patronal abulense en distintas asociaciones y federaciones que aglutinan múltiples actividades consideradas esenciales), que “ha visto cómo la rentabilidad de su negocio caía en picado a pesar de poder continuar en funcionamiento al estar considerado como esencial”.

El presidente de la Federación de Agricultores y Ganaderos de Ávila, Alberto Pascual, asegura que ahora mismo, con una «provincia cerealista como la nuestras, el campo está a la expectativa”, teniendo en cuenta que “en las cosechas el daño ha sido liviano, y cuando finalice la época del forraje y llegue la del grano confiamos en que la situación haya remitido».

En cuanto a la ganadería, añade, «tenemos cara y cruz», porque «sectores que trabajan el vacuno y el cordero han sido muy castigados» y en ellos «la producción ha sido una debacle», mientras que otros como «el porcino, aunque también se consume en la restauración, se exporta y es de consumo habitual en los comercios, por lo que no ha sufrido tanto». En lo que se refiere al cerdo ibérico y al duroc, con amplio destino en el mundo de la restauración que se encuentra  paralizado en este momento, hay que lamentar que «ha visto caer sus ventas en picado», situación esta última que corrobora también Francisco Javier Fernández, presidente de Industrias Cárnicas, que cuantifica esa caída «en el 75% u 80% en el ibérico, y de un 50% en el resto». 
En su lucha por mantener vivo a este campo productivo, explican sus responsables, «en principio hemos intentado mantenernos abiertos y a los niveles que permite el mercado”; en se sentido “el sector ha seguido funcionando, y aunque la producción ha continuado las ventas se han ralentizado”, por lo cual “creemos que pronto habrá que plantearse alguna medida porque sin ingresos no se puede continuar».

El sector panadero no se queda atrás en esa caída tan significativa, y “aunque estamos al pie del cañón nadie se ha preocupado de nuestra situación», según asegura Ángel Rodríguez, presidente de la Asociación de Panaderos de Ávila. Al ser un sector esencial, explica Rodríguez, «no podemos optar a ayudas, pero las ventas sí que han disminuido muchísimo porque los hábitos de consumo han cambiado, y todo esto solo hace que aumenten los gastos de personal que se suman a los de las medidas de protección adecuadas para el desarrollo del negocio con normalidad».

Las pastelerías, continúan enumerando desde Confae, han visto igualmente caer su negocio, principalmente por el nulo suministro al sector hostelero y al no ofrecer productos de primera necesidad. En estos momentos pueden abrir sus puertas aunque, según el presidente del sector, Jesús Manuel Galán, «¿quién va a consumir este tipo de productos en esta situación? Por otra parte, en muchas ocasiones las dimensiones de los locales no permiten cumplir con las medidas de seguridad requeridas para alojar en ellos al número de trabajadores necesarios para desarrollar el trabajo».

En el sector vitícola, según Jesús Soto, responsable de Bodegas Soto Manrique, se está sufriendo también «una afectación seria». De cara al futuro, añadió, “estimamos que la vendimia y la cosecha se llevarán a cabo, de hecho el trabajo en el campo no ha parado estas semanas, pero ahora mismo el mercado está absolutamente paralizado, tanto en la facturación nacional como en la internacional».

Tras hacer ese recorrido por los problemas que sufre este ámbito económico tan importante en nuestra provincia, Confae recuerda que “el sector agroalimentario, en su diversidad sectorial, es uno de los que más potencia económica tiene en una provincia muy vinculada a la actividad primaria y de transformación, que cuenta además con unos excelentes productos, presentes en muchísimos mercados nacionales e internacionales”.

Por ese motivo, desde la Federación de Industrias Diversas de la Confederación, su presidente, Lorenzo Alonso, quiere reforzar los posicionamientos que viene defendiendo CONFAE con el objetivo de “lograr medidas de apoyo tanto para las empresas como para los autónomos”, al tiempo que hace una llamada a la población abulense “para que contribuya a que estos sectores salgan de la situación de estancamiento circunstancial en que se encuentran, debido a la pandemia, consumiendo productos abulenses, por proximidad, por calidad, y por la consolidación de las empresas y de los puestos de trabajo”.