Las revoluciones 'coperas' de Rubiales

Agencias
-
Las revoluciones 'coperas' de Rubiales - Foto: Cati Cladera (EFE Archivo)

Una Supercopa en enero fuera de España y una Copa del Rey a partido único hasta semifinales, son las novedades que el presidente de RFEF plantea imponer a partir de la próxima temporada

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, ha explicado a su junta directiva el proyecto de la nueva Supercopa, que se jugará con formato de final a cuatro fuera de España en el mes de enero, y el de la Copa del Rey, a partido único hasta las semifinales.
El nuevo diseño de la Supercopa de España, cuya idea ya se presentó en febrero, prevé que se dispute los próximos años con el formato Final Four fuera de España en el mes de enero. Los equipos que se clasifiquen para disputarla -los dos finalistas de Copa y el campeón y subcampeón de Liga- se incorporarán a la Copa del Rey en la ronda eliminatoria de dieciseisavos de final.
Por su parte, la idea de la RFEF es que la Copa del Rey se juegue a partido único en casa del equipo de inferior categoría hasta las semifinales, que serán a doble enfrentamiento.
La RFEF señaló que la competición será integrada desde la primera ronda eliminatoria por equipos de Regional, Tercera división, Segunda B, Segunda y Primera división y los estadios para los partidos deberán reunir unos requisitos mínimos para poder albergarlos.
Para el organismo, "ambas iniciativas suponen una importante descarga de partidos en el calendario de las próximas temporadas y deberán ser aprobadas en la Asamblea General Extraordinaria que se celebrará en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas el próximo día 29. Este modelo de Copa nacional imitaría al que actualmente utiliza la Asociación Inglesa de Fútbol (FA).

Los escenarios de los partidos de Copa deberán reunir unos requisitos mínimos para poder albergar los encuentros de la competición y, como excepción, los equipos enrolados en la Supercopa se incorporarán a la Copa del Rey en dieciseisavos de final. 
La junta aprobó igualmente una medida para abrir un plazo extraordinario de ocho días de mercado para los jugadores y el cuerpo técnico del Ontinyent, que han quedado libres tras la retirada de la competición del club y su posterior disolución.