«El teatro funciona como juego de espejos de la sociedad»

E.Carretero
-

La relación de este abulense con el teatro empezó siendo niño cuando por primera vez se subió a un escenario. Licenciado en Dirección de Escena y Dramaturgia, su gran pasión es la ópera con la que ya ha tenido varios 'escarceos'

«El teatro funciona como juego de espejos de la sociedad» - Foto: Ana I. Ramirez

Muévete como una ameba por el suelo». Este ejercicio habitual en interpretación, recuerda nuestro protagonista, fue uno de los primeros que tuvo que realizar Carlos Martín Sañudo (Ávila, 1977) cuando con tan solo cinco años comenzó a asistir a clases extraescolares de teatro en el colegio público Santo Tomás, centro en el que estudió, de manos del actor José Ángel Capelo. Ahí comenzó la temprana relación de este joven abulense con las tablas, una relación que, reconoce, ha pasado por distintas fases como, y no necesariamente por este orden, el enamoramiento, la pasión, las crisis o los distanciamientos y que durante los últimos años ha retomado con mucha fuerza. Y también de forma comprometida porque nuestro protagonista no solo reivindica la formación para subirse a un escenario y para dirigir sino también que se fomente la cultura teatral para que haya un público crítico y entendido. «Siempre he hecho teatro, aunque es cierto que tuve mis idas y venidas», reconoce quien con 18 años quiso entrar en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, opción que en su casa, dice, no gustó especialmente. Por ese motivo se matriculó en Filosofía, carrera que no terminó y tras la cual, rememora, estudió Turismo. Tras algún tiempo trabajando en  oficios tan dispares como el de cocinero o Dj inició una especie de búsqueda de sí mismo que le llevó a realizar el Camino de Santiago y posteriormente a vivir durante casi un año en México y Perú. Un camino que pasada la treintena le puso frente a frente de nuevo con el teatro, que sin abandonar del todo sí había dejado en un segundo plano durante algún tiempo. Fue ahí cuando decidió estudiar  Interpretación en la Escuela de Arte Dramático de Castilla yLeón lo que no logró porque ya no quedaban plazas pero sí para Dirección y Dramaturgia, estudios en los que se matriculó hace ya una década. «Me quedé atrapado y me dí cuenta de que yo no quería ser actor sino director y dramaturgo», recuerda al hablar de un momento fundamental en su vida y en su trayectoria profesional.

 

¿Qué es lo primero que se le viene a la cabeza sobre Ávila?
Su paisaje, el valle amblés, mi infancia, su diversidad, su austeridad, las campanas sonando en las noches de invierno, su luz… y muchas ganas de impulsarla hacia la contemporaneidad.
¿Qué es lo que más le gusta de Ávila?
Su luz, su paisaje de granito, su cielo, la gastronomía y la gente que quiere convertir Ávila en una ciudad con presente.
¿Y lo que menos?
Que se confunde ser conservador con ser un poquito casposo. Hay una modernidad establecida, que está instaurada en toda Europa… caminemos juntos
Un lugar para perderse.
Ulaca, Gredos y las sierras de Ávila.
Un recuerdo de su infancia ...
La calle de Las Madres y correr por los claustros del Monasterio de Santo Tomás, aunque empiezan a llegarme muchos.
Un personaje abulense que le haya marcado...
Si solo puedo elegir uno…voy a quedarme con mi abuela Marisol y su manera de entender la espiritualidad, que la puedo unir con la poesía de Santa Teresa.
El mayor cambio que necesita Ávila es…
Modernizarse en todos sus ámbitos: industrial, cultural… hacer una ciudad donde, además de ser accesible para jubilados y niños, seamos capaces de atraer a los jóvenes para que puedan enraizarse y crecer en esta tierra hermosa llena de encantos.
Y qué tiene que mantener…
Creo que es muy difícil quitar el granito y las ganas.
¿Qué le parece la ciudad hoy día?
Me gusta para pasar momentos tranquilos, pero en muchos sentidos estamos a la cola de Iberia.
¿Cómo ve Ávila en el futuro?
Eso depende de las visiones que creemos.
¿Qué puede aportar a la ciudad?
Bueno, no lo sé, todos enriquecemos la ciudad, yo solo puedo aportar la parte de creación cultural cómo llevo haciendo desde los 15 años. Yo viajo mucho a ver eventos fuera de Ávila y luego me gusta que la gente pueda ver esas cosas hermosas que se hacen fuera. Arte y mas arte.