El riego arranca con normalidad y el reto de reservar agua

P. Velasco
-

El inicio oficial es el próximo 1 de abril, aunque ya hay comunidades que han pedido un adelanto para algunas parcelas o para preparar tuberías y canales para que todo funcione

Imagen de archivo del embalse de Fuentes Claras, al final del pantano de Las Cogotas, en la provincia de Ávila. - Foto: David Castro

La campaña de riego arranca oficialmente el próximo 1 de abril y esta vez, por segundo año consecutivo, con suficiente agua para garantizar las dotaciones a todos los agricultores, que van más allá en sus objetivos y confían en poder dejar en los embalses suficientes reservas como para no temer por la de 2021 si las condiciones cambian y se enfrentan a otro año seco como lo que ocurrió en 2017. 
De momento, regantes y Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) destacan la «normalidad» con la que se inicia la campaña, con la cuenca del Duero al 84,9 por ciento de su capacidad y con agua suficiente en todos los sistemas, a excepción del Adaja que se acerca en la actualidad casi al 70%, pero con mejores cifras que en las mismas fechas del año pasado.
«La situación actual de los embalses permite ser muy optimista, el año pasado en estas fechas estaban al 78 por ciento y ya fue un año relativamente bueno», explica el adjunto a la Dirección Técnica de la CHD, Javier Fernández Armiño, que añade que los regantes pueden estar «satisfechos» con las dotaciones que han recibido para esta campaña, aunque advierte sobre la situación del sistema Adaja, «el que está un poco peor».
Varias comunidades han pedido el adelanto de los riegos, aunque como aclara Fernández Armiño «suele ser para parcelas puntuales y para aliviar en la nascencia determinados cultivos». Además, algunos canales han abierto para ir limpiando las tuberías y que el 1 de abril esté todo funcionando «con normalidad», pero siempre se hace con el caudal que circula por los ríos, ya que hasta el inicio de la campaña a primeros de abril no se empezará a desembalsar agua.
Pero más allá de la campaña, los regantes ya están pensando en ahorrar agua para dejar buenas reservas para la siguiente campaña, la de 2021. «Desde la CHD lo que impulsamos es que no porque sea un año bueno dejemos las condiciones de los embalses peor que el año pasado, lo que hemos intentado en muchos sistemas es que ese volumen mínimo de almacenamiento a final de año sea superior», asegura Fernández Armiño, que añade que cada vez hay «más concienciación» y «la sequía de 2017 hizo que se dieran cuenta de que lo poco que se ha guardado es imprescindible».
Satisfacción

A nivel general, los regantes de la Comunidad están satisfechos con las dotaciones asignadas para esta campaña, aunque desde Ferduero consideran que algunas se pueden mejorar «para tener mayores garantías». Esto ocurre con el Subsistema Tuerto, con una propuesta de 4.500 m3/ha, donde confían en que se suba hasta los 5.000 metros cúbicos por hectárea o en el Sistema Cega-Eresma-Adaja, con una dotación propuesta de 3.300 m3/ha, «claramente insuficiente para poder llevar a cabo una campaña satisfactoria», ya que «necesitarían de 4.500 a 5.000 para poder desarrollarla con normalidad».