Coca-Cola busca voluntarios para limpiar El Rosarito

E.Carretero
-

El pantano de Candeleda será objeto este viernes de una actuación de voluntariado medioambiental incluida en el proyecto Mares Circulares que la empresa impulsó el pasado año para frenar el insostenible modelo económico de producir, usar y tirar

Coca-Cola busca voluntarios para limpiar El Rosarito

Coca-Cola lanzó en 2018 Mares Circulares, un ambicioso proyecto en el que están implicadas más de 170 instituciones de España y Portugal, entre ellas el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o Ecomar, y con el que la empresa buscaba aportar su granito de arena para frenar el insostenible modelo económico lineal de producir, usar y tirar.  Un programa para limpiar costas, océanos y pantanos, fomentar el reciclaje e impulsar la economía circular que este viernes llegará a la provincia de Ávila, concretamente al embalse del Rosarito de Candeleda donde a partir de las 10,30 horas y desde el hotel El Mirlo Blanco se ha programado una actividad de voluntariado dirigida a la retirada de residuos de esta zona de alto valor medio ambiental.
Medio centenar de alumnos del IES Candavera, así como clientes de hostelería con los que la empresa ha contactado en la zona y unas 40 personas de voluntariado corporativo de Coca-Cola European Partners de las delegaciones de Ávila, Segovia, Talavera, Toledo y Cáceres participarán en esta actividad a la que desde la empresa animan a sumarse  «porque todo el que venga será bien recibido», como señaló Eugenio García, responsable de Comunicación y Relaciones Externas de Coca-Cola, durante el acto de presentación de esta actividad que tuvo lugar este jueves en la sede de la Diputación de Ávila y que contó con la participación también del diputado responsable de Desarrollo Rural, Jesús Martín, que insistió en la «necesidad de cuidar nuestro entorno y reducir los residuos que producimos», y con Rosa San Segundo, jefa del servicio territorial de Medio Ambiente, que destacó la importancia de que un proyecto de esta «envergadura» se desarrolle en una provincia como Ávila y en un paraje natural como el del pantano del Rosarito. También destacó lo «importante» de este proyecto Carlos Montesino, alcalde de Candeleda.
La limpieza de embalses, costas y mares es, señaló el responsable de Comunicación y Relaciones Externas de Coca-Cola, la primera pata de un programa que también busca concienciar a través de la formación y la sensibilización ambiental. El tercer pilar de este programa es contribuir a la economía circular de forma que todo el plástico PET que se retira a través de actividades de limpieza como la que se realizará en Candeleda se vuelva a destinar a la fabricación de botellas con el objetivo de «no generar más plástico del ya utilizado».
Pero Mares Circulares va más allá ya que tiene un «importante carácter científico» de modo que las playas y embalses objeto de estas actuaciones de voluntariado medio ambiental son objeto de dos monitorizaciones, una previa y otra posterior, de las que se obtienen datos sobre el estado de la zona, que son públicos y que sirven para  generar estudios e investigaciones científicas. Una monitorización que ya se ha realizado en El Rosarito y que ha revelado que el estado de conservación de este espacio «es en general bueno» si bien, como ocurre en otras masas de agua de interior, «lo más preocupante es la presencia de pequeños residuos debidos a la actividad humana, complicados de recoger», explicó Manuel Merchán, presidente de la Asociación Chelonia, encargada de coordinar todas las actividades que se desarrollan dentro de este programa, entre ellas la formación que este mismo jueves, y de forma previa a la limpieza, recibieron en las aulas los alumnos del instituto de Candeleda.
«Es una problemática global que necesita que todos nos involucremos», apuntó Merchán a la hora de hablar de este proyecto de «carácter integral» que este viernes llegará a Candeleda y que durante el pasado año actuó en 82 playas y 11 reservas marinas gracias a la implicación de más de 5.000 voluntarios que retiraron 580 toneladas de residuos y a través del cual se formó a más de 18.000 personas de 23 municipios.