Negocios digitales, el modelo a seguir

Carlos Cuesta (SPC)
-

La revolución tecnológica que se está imponiendo en todo el mundo es la responsable de los cambios que están asumiendo las firmas para competir en un mercado globalizado con unas oportunidades infinitas

Negocios digitales, el modelo a seguir

Nadie pone en duda a día de hoy el cambio de modelo de negocio que se ha producido y se está imponiendo en todo el mundo, con la globalización como denominador común, y con oportunidades empresariales jamás conocidas gracias al desarrollo, no solo de la tecnología, la robótica, el big data, sino también de las comunicaciones, los transportes, la especialización y las posibilidades de trabajar con una mano de obra cualificada desde cualquier parte del mundo.
En medio de la revolución digital, los intercambios comerciales a través de páginas web y redes sociales siguen ganando terreno a los medios tradicionales tanto en España como en el resto del planeta. Lo singular es que estas nuevas formas de hacer negocio no solo acaparan la mayor parte de las inversiones empresariales, sino que han multiplicado exponencialmente cada año las cantidades destinadas y, por supuesto, los niveles de rentabilidad que superan con mucho los conocidos hasta el momento.
Por poner un ejemplo, un total de 1.000 pymes españolas que comercializan sus productos a través de la plataforma digital Amazon han superado el pasado año una facturación redonda de 500.000 millones de dólares (464.267 euros), lo que ha significado un máximo histórico en sus balances contables.
En este contexto, casi 350 empresas superaron el millón de dólares en ventas (898.975 millones de euros) y, por primera vez, también, más de 6.000 pequeñas y medianas compañías nacionales facturaron más de 100.000 dólares (89.892 euros) en Amazon, lo que, según el responsable de Marketplace de la firma en España, Ryan Frank, es muy positivo puesto que representa que más de la mitad de los artículos que venden en su plataforma pertenece a este grupo de compañías.
Las nuevas plataformas y formas de salir al exterior de la industria permite llegar a cientos de millones de consumidores en todo el mundo y construir marcas exitosas en un mercado muy competitivo, pero con unas oportunidades infinitas para el emprendimiento.
Pero no solo son las pequeñas sociedades son las que se están beneficiando de las posibilidades de trabajar con herramientas online. Los grandes grupos nacionales también están marcando cifras récord en sus ventas. La firma nacional que representa el buque insignia en este sentido es Inditex que solo el pasado año creció un 23% en el canal online mundial, lo que representó el 14% de su facturación total y siguió reduciendo su dependencia de España. Las ventas de la compañía textil a través de su plataforma digital se situaron en 3.900 millones de euros. Las páginas web del grupo registraron más de 4.000 millones de visitas, 1.000 millones más que el año anterior, y se llegaron a atender 9.700 pedidos en un minuto. Cada día, unos 11 millones de usuarios visitan una de las páginas de internet del grupo.
Esta nueva fórmula de negocio ha llegado para quedarse y, de hecho, está totalmente implantada en el modo de vida actual, desde, por ejemplo una suscripción al canal digital de contenidos Netflix o alquilar un coche online para un fin de semana entre otras muchas cosas. Se trata de una realidad que es fruto de la transformación digital y que tiene como único objetivo satisfacer las demandas de los clientes y del mercado actual.
El nivel de innovación que los empresarios están aplicando a esta nueva cadena de valor online, que aprovecha la tecnología para mejorar sus servicios tanto dentro de la empresa, como con sus proveedores y clientes, y para realizar propuestas de interés y monetización, no tiene precedentes y va a ser el verdadero motor del crecimiento de los países más avanzados. 
En esta línea, las nuevas tecnologías han dado lugar a nuevos modelos de negocios que solo habrían podido materializarse en la era digital y que, en muchas ocasiones, son ya empresas líderes en facturación, rentabilidad y reputación, entre las que se encuentran enseñas que desarrollan su actividad a través de redes sociales como Instagram, Facebook, Linkedin, Twitter, Youtube o Whatsapp. Son empresas cuya materia prima o actividad principal está ligada estrechamente a internet con la que nacieron.


Medios de pago

Y si hay un sector que conoce con objetividad el crecimiento estos modelos de negocio son los medios de pago digitales que soportan el peso de todas las transacciones, desde Paypal a las visas tradicionales de crédito e, incluso, las criptomonedas que permiten operaciones sin comisiones.
Estos sistemas virtuales mueven 3,7 billones de euros en todo el mundo. No en vano, sus usuarios ya suman más de 3.705 millones de personas en todo el planeta. En el caso de España, el volumen de negocio superó los 40.000 millones de euros de facturación en 2019.