La construcción redobla en su vuelta al 'tajo' la seguridad

ICAL
-

La patronal confía en que el parón de estos días permita frenar al virus: "Todo el mundo quiere trabajar"

La construcción redobla en su vuelta al ‘tajo’ la seguridad - Foto: CAMPILLO

La vuelta al trabajo se afronta en las obras con la mirada puesta en las medidas de seguridad de los trabajadores frente al coronavirus, tras un parón de dos semanas en el que las empresas han tenido que hacer frente al permiso retribuido recuperable. El sector de la construcción espera que las indicaciones de las autoridades sanitarias permitan al sector reiniciar la actividad, aunque con equipos de protección.

En declaraciones a Ical, el presidente de la Confederación Castellano-Leonesa de la Construcción, Javier Vega, expuso que en estos días los empresarios tienen claro que lo primero es la salud de los ciudadanos, por lo que entienden la necesidad de paralizar las actividades no esenciales, a pesar del esfuerzo que ha supuesto tener que echar el cierre.

“Lo más importante es superar el drama del virus”, dijo Javier Vega en referencia a las consecuencias de la pandemia del Covid-19. Aseguró que el conjunto de la patronal antepone la salud pública a las necesidades económicas y a la vuelta al ‘tajo’. Además, para ello, remarcó que se debe hacer cumpliendo las medidas de seguridad establecidas y con los medios adecuados.

“Lo lógico es que no haya problemas”, dijo el empresario leonés, quien no obstante hizo hincapié en la importancia de que las empresas tengan acceso al material de protección que deben emplear sus trabajadores para evitar contagios en las obras. “Hay que correr los menores riesgos posibles”, dijo Vega quien insistió en la responsabilidad de todos, pero en este caso de las autoridades y de las empresas.

Igualmente, el presidente de la patronal de la construcción de Castilla y León insistió en la importancia de contar con un protocolo para que las empresas sepan a ciencia cierta qué medidas tienen que implementar a partir de ahora para no comprometer la salud en las obras. Así, consideró que los trabajadores deben tener acceso a las mascarillas quirúrgicas, así como a las pantallas de acetato.

En su opinión, pueden surgir a partir de este lunes dificultades en algunos obras si los trabajadores no tienen acceso a estos equipos de protección, debido a la escasez de los materiales en la actualidad. También reconoció que las actividades esenciales y los profesionales que están en estos servicios deben tener prioridad por lo que consideró se debe tener garantías de que podrán distribuirse estos materiales.

También podrían verse afectados los trabajadores que tienen más de 60 años con y sin patologías, puesto que este grupo podría decidirse que corren riesgo si vuelven a su puesto. Todo ello, dijo Javier Vega, exige atender las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Recuperar la actividad

“Todo el mundo quiere trabajar”, explicó el presidente de la Confederación Castellano-Leonesa de la Construcción. Indicó que algunos empresarios apostaron por dedicar estos días de parón a los ajustes de jornada de forma que hasta ahora las empresas han podido capear el esfuerzo que supuso parar en seco la actividad durante dos semanas. Javier Vega indicó que las dificultades mayores vendrían a partir de ahora si se prorroga esta situación.

No obstante, con la decisión del Gobierno de retomar la actividad en sectores no esenciales, como la construcción, las empresas respiran, si bien reconoció que aplicar las medidas de seguridad suponen en cierta medida un nuevo desafío, puesto que tendrán que modificar los planes de salud y seguridad que acompañan a los grandes proyectos de infraestructuras o edificación.

La prueba de fuego se producirá a partir del lunes cuando decenas de miles de trabajadores de la construcción tengan que volver a ponerse manos a la obra para continuar con su trabajo.