La tarjeta VisitÁvila recauda en su primer año de vida 62.000 euros

Estela Carretero
-

Se puso en marcha en febrero de 2013 y desde entonces se han dispensado 4.839 tarjetas, lo que supera las previsiones del Ayuntamiento, que esperaba «cifras más modestas»

Hace ahora justo un año se ponía en marcha la tarjeta VisitÁvila, un nuevo producto turístico que ofrecía a los visitantes la posibilidad de visitar ocho monumentos de la capital abulense a un precio reducido. Un acuerdo entre Ayuntamiento de Ávila, Junta de Castilla y León y Obispado de Ávila hacía posible esta tarjeta que en su primer año de vida ha permitido obtener unos ingresos de 62.499 euros gracias a la venta de 4.839 documentos. «Sabíamos que la iniciativa tenía recorrido pero, al menos en su primer año, pensábamos en unas cifras más modestas», asegura Héctor Palencia, concejal coordinador de Turismo, quien reconoce que se han superado las expectativas iniciales sobre esta tarjeta porque «en ningún momento nos planteamos que 5.000 personas pudieran adquirirla».
Si bien durante su primer año de funcionamiento las tarjetas turísticas dispensadas han sido 4.839, los usuarios de las mismas han sido más debido a que existen dos tipos de documentos: individual, a un precio de 13 euros, y familiar, que cuesta 25 euros, y del que en estos doce meses se han dispensado 408 unidades, lo que deja la cifra total de usuarios de la tarjeta VisitÁvila en 5.338.  
Agosto fue, según la estadística del Ayuntamiento de Ávila, el mes que más tarjetas VisitÁvila se adquirieron, al alcanzar la cifra de las vendidas las 862, mientras que enero de este 2014 ha sido el mes que peores datos ha dejado en lo que se refiere a venta de este documento turístico, del que sólo se han dispensado 154 unidades.
Así las cosas, en su primer año de vida se vendieron una media mensual de 403 tarjetas únicas, documento que, reconoce Palencia, «es un complemento a mayores de la entrada individual que ya existe en cada monumento».
La tarjeta VisitÁvila tiene un periodo de validez de 48 horas, lo que ofrece al turista más tiempo a la hora de disfrutar del patrimonio de la capital abulense y contribuye a que los usuarios de la misma pernocten en la ciudad, objetivo que desde el Ayuntamiento de Ávila entienden que sí ha cumplido este documento desde su puesta en marcha. «El hecho de que la tarjeta tenga una validez de 48 horas revierte en restaurantes y hoteles», asegura Palencia.
Además de posibilitar acceder a los ocho monumentos ahorrando tiempo y dinero, la tarjeta VisitÁvila también permite obtener un descuento, en este caso de un euro, en el precio de los menús Degustávila que ofrecen una veintena de restaurantes de la capital abulense donde se dispone de un menú para dos personas con chuletón al precio de 35 euros.
De momento la tarjeta VisitÁvila permite acceder a ocho monumentos (El Real Monasterio de Santo Tomás, la Basílica de San Vicente, La Catedral y el Museo de Ávila, el Monasterio de La Encarnación, el Centro Ávila Mistíca, la Santa y por supuesto la Muralla), si bien en próximas fechas, y como recientemente anunció el alcalde de la ciudad, Miguel Ángel García Nieto, se incorporarán tres enclaves turísticos nuevos, entre ellos el Palacio Caprotti, que tras una importante rehabilitación se inauguró y abrió a las visitas turísticas en el segundo semestre del año pasado.