«Entre la poesía y el aforismo hay varios parecidos"

D.C
-

Jacob Iglesias presentó en el ciclo 'El Episcopio presenta...' su primer libro de refexiones sobre aspectos muy variados de la realidad, el primero que hace tras publicar varios poemarios

La esencia abulense que destila el ciclo literario ‘El Episcopio presenta...’ del mes de abril se dejó notar este martes en la persona de Jacob Iglesias, quien aunque palentino de nacimiento vivió un par de años en Ávila y por eso se siente muy cerca de esta ciudad, un poeta con varios libros en su haber que en su último paso por la imprenta ha decidido cambiar de registro y apostar por el género del aforismo en vez de por el de la lírica.
Fruto de esa apuesta por andar nuevos caminos literarios ha sido el libro Ovejas negras, suma de reflexiones sobre muy diversos asuntos que fue la que ayer trajo al Episcopio, un espacio muy querido en el que ya presentó anteriormente los poemarios Horas de lobo y No todas hieren y en el que estuvo acompañado por el escritor abulense Mario Pérez Antolín, alguien que ha hecho del aforismo uno de los puntos fuertes de su obra.
Explicó Jacob Iglesias que aunque hasta ahora no había publicado ningún libro de aforismos el cambio de registro no lo es tanto puesto que «he venido compatibilizando su escritura con la de la poesía desde hace bastante tiempo, aunque es cierto que de una forma un poco más pausada que la lírica». Lo que ha ocurrido ahora es que «con el paso del tiempo vi la posibilidad de componer un libro de aforismos y la oportunidad de publicarlo, y de ahí ese cambio que para mí no lo es tanto aunque sí lo pueda ser de cara a los lectores, ya que para ellos hasta ahora no había mostrado más que mi faceta como poeta».

Preguntado por las similitudes y diferencias que puede encontrar entre la poesía y el aforismo, comentó el poeta palentino que «entre ambos géneros hay varios parecidos, a la vez que importantes diferencias. Entre los primeros destaca que el aforismo puede hacerse eco de esa mirada poética y nueva sobre las cosas, y obviamente también hay cercanía en la economía y en la concentración de la expresión; y entre las segundas destacan sobre todo los temas que trato, porque si en la poesía abordo asuntos más personales, más íntimos, en el aforismo opto por otros que pueden afectar más a todo el mundo, que son más colectivos».