Aparicio: "Sin salud, los negocios no sirven de nada"

Ical
-

El empresario soriano lanza un mensaje de firmeza y solidaridad para "salir adelante" y que esto solo sea "un mal sueño"

Santiago Aparicio. - Foto: Ical

Empresario soriano, con un hijo trabajando en Ciudad Real y una hija en Madrid, que prefirieron no viajar junto a sus progenitores “por responsabilidad” frente al coronavirus, Santiago Aparicio, presidente de la patronal de Castilla y León, lanza un mensaje de firmeza, de cooperación y solidaridad frente a la crisis que vive la sociedad, y sentencia que si todos siguen colaborando se saldrá adelante y “esto habrá sido un mal sueño”. Advierte a todos de que lo primordial es proteger a las personas y recuerda que por muchas cargas que tengan sus negocios, de alquileres, luz o pago a proveedores, sin salud “no sirven de nada”. Aparicio se emociona cuando recuerda la solidaridad mostrada por la inmensa mayoría de las empresas de la Comunidad y sus aportaciones altruistas a la asistencia sanitaria y carga contra aquellos “impresentables e indeseables” que quieran sacar tajada de la situación. 

¿Cómo está viviendo la crisis del coronavirus Santiago Aparicio?

Estoy viviendo esta crisis con mucha preocupación; como empresario, como presidente de los empresarios de Soria y de Castilla y León y como padre. Como empresario, a nivel personal, con toda la responsabilidad que requiere esta situación. Ya cerré mi negocio de comercio hace unos días, el viernes mismo, cuando lo recomendó el Gobierno, de acuerdo con los trabajadores, tras presentar un expediente de regulación temporal de empleo. Como representante de los empresarios estoy pidiendo a todos que tengan responsabilidad y que cumplan con la normativa. Tanto en Cecale como en FOES y el resto de organizaciones provinciales estamos para ayudarles en todo lo que necesiten, así como para negociar con los gobiernos para salir reforzados y que esta crisis se note lo mínimo posible, y podamos salir adelante, porque si no lo pasaremos muy mal y la situación será más dura que la de 2008. Como padre, con mucha preocupación, porque toda mi familia son alérgicos, mi mujer, mi hijo y mi hija. Mi hija más, incluso, con principio de asma siempre. Les hemos dicho que tomen todas las medias necesarias. 

¿Cómo pasa los tiempos muertos?

No me aburro, no tengo tiempo. La verdad es que no tengo tiempo para nada o para muy pocas cosas, porque estoy todo el día al teléfono o en contacto por internet. A la hora de la comida, mi mujer y yo solemos conectarnos con mis hijos. Mi hija está en Madrid y mi hijo en Ciudad Real, hablamos y compartimos las experiencias diarias de cada uno. Por la noche, veo un poco la televisión, escucho música y leo. El resto del tiempo estoy pegado al teléfono, hablando con compañeros, otros empresarios, dirigentes de organizaciones o en reuniones institucionales. Trabajando para ayudar lo máximo posible para dar repuesta a las incógnitas, porque nos está sobrepasando esta situación inédita.

Supongo que lo hará todo desde casa….

Todo desde casa, pero alguna vez, las menos, para reuniones institucionales como el Diálogo Social, me desplazo hasta la sede de FOES y desde allí conecto por ‘Skype’ o ‘streaming’. Ayer me escapé porque había que comprar, porque no teníamos de nada. No tuve tiempo la semana anterior y llené la nevera. 

¿No pensaron sus hijos en regresar a Soria para pasar con ustedes esta crisis?

Ellos fueron los que decidieron quedarse. Mi hija vive en un piso en Madrid y hace teletrabajo, y decidió quedarse en un gesto de solidaridad, para no traer aquí lo que no sabía si tenía. Tiene un perro y le hace pasar de manera más distendida el día. A mi hijo, que es ingeniero industrial de operaciones de mantenimiento de plantas solares, le pilló montando una gran planta en Ciudad Real, y en un ejercicio de responsabilidad se ha quedado allí en un piso alquilado. Quedamos para hablar todos los días, y nos cuentan qué han hecho, cómo van sus cosas; y nosotros lo que hacemos, y así lo vamos pasando.

¿Y su esposa?

Mi mujer lo está llevando bien. Pudo jubilarse a los 60 años, era profesora y tiene muchas aficiones. Le gusta pintar y pasa gran parte del día pintando o ayudándome en alguna cosa. Lo lleva bien. Algunas veces con más entereza y otras con más bajón, como todos.

¿Su trabajo desde casa en qué consiste principalmente?

Lo primero por responsabilidad es vencer al virus, y luego está una tarea muy difícil que es planificar el día siguiente, porque poner todo en marcha de nuevo supondrá algo que hemos visto muy pocas veces, solo cuando empezamos. Hay que tomar medidas adicionales, porque nunca había habido un parón como éste. Estoy preparando de la mejor forma posible el empezar de nuevo cuando se supere la crisis. 

¿Conoce a algún afectado?

Me lo han dicho de conocidos, de gente que trabajaba en la residencia de la Junta. Algunos están ingresado por neumonía y me han hablado de su familia, porque aquí nos conocemos todos y les pongo cara. En Soria el número no ha sido muy grande y sobre todo son sanitarios. Creo que hay 50 aislados, y esos para esta provincia son muchísismos. Estamos muy preocupados porque no sé si nos han dicho todas las consecuencias. Primero nos pidieron que preserváramos a los mayores, pero ayer desde la OMS también reconocieron que afecta a los jóvenes. Estamos tratando de seguir a rajatabla todas las medidas de prevención y de contención en mi familia. Mis hijos son consecuentes con la situación.

¿Qué consejos traslada al resto de empresarios de la Comunidad ante esta situación inédita?

Es muy difícil dar consejos a la gente, pero por favor, esto hay que vencerlo y mientras no se venza no podremos hacer nada por nuestros negocios. Les pido que tengan paciencia, que sean responsables y que cumplan la normativa en prevención y contención, y sigan las normas a rajatabla en sus negocios y en sus familias. La salud es primordial, porque sin salud, por muy afectados que estén, los negocios no sirven de nada. Les pido que transmitan esto a sus trabajadores, a sus familias, a todo el mundo. Les pido paciencia, porque estamos trabajando todos para facilitarles todos los trámites y que al día siguiente de que se acabe esto, lo tengan lo más fácil posible para arrancar de nuevo. Hay que darles pocos consejos, porque son muy responsables.

¿Qué le parecen aquellos que quieren aprovechar esta situación en beneficio propio? 

Son unos impresentables y unos indeseables, pero son los menos. La inmensa mayoría se ha volcado para ayudar. Debo agradecer a los empresarios de Castilla y León el sentido del deber, de la responsabilidad y la solidaridad que han demostrado cuando se les ha pedido ayuda -se emociona- y han aportado todo lo que tenían para material sanitario. Debemos agradecer a muchos lo que han hecho por la ciudadanía entregando todo lo que tenían de forma solidaria y altruista. Han demostrado estar a la altura. Gracias por la solidaridad porque todos saldremos reforzados así de estos momentos tan duros. Mucho ánimo y gracias también por su trabajo a todos los sanitarios, policía, guardia civil, ejército…. No hay con qué pagarlo. Debemos estar con ellos y mostrarles nuestro apoyo, solidaridad y cariño.

¿Qué mensaje envía a los empresarios en estos momentos de grandes incógnitas sobre su futuro?

Si todos seguimos colaborando, aportando y si las administraciones aportan como es debido, sin miedo, que no se preocupen que todos vamos a salir adelante y esto habrá sido un mal sueño. A partir del día que nos pongamos en funcionamiento no será fácil, pero estamos más que preparados porque siempre estamos asumiendo riesgo y es innato en nosotros. Mucha fuerza, mucho tesón y muchas gracias. Un fuerte abrazo a todos y adelante, que lo conseguiremos. 



Las más vistas