La hostelería, sorprendida por no abrir, mantiene su queja

I.Camarero Jiménez
-

Nuevamente los empresarios del sector llevaron a la sede de la Junta sus 'platos rotos' pidiendo la apertura del interior de locales y que sea para siempre, tildando de "migajas" la ampliación de horario de terrazas y llamando a reflexionar

La hostelería, sorprendida por no abrir, mantiene su queja

La hostelería de Ávila promete seguir cada martes con sus protestas frente a las administraciones, ésas que este 23 de febrero les llevaban a la puerta de la Delegación territorial de la Junta de Castilla y León. Seguirán escenificando esos «platos rotos» que consideran que están pagando debido al cierre del interior de sus negocios desde hace ya demasiado tiempo. La última vez fue a principios de enero y desde entonces sólo han podido abrir en este frío invierno abulense las terrazas de sus negocios, algo que estiman «son migajas» y que además no todos se pueden beneficiar de ello porque no todos cuentan con este «complemento» porque eso es lo que estiman que es, algo con lo que «sencillamente no se puede vivir». Así lo dejaban claro el presidente de la Federación de Hostelería, Fernando Alfayate y el tesorero de la asociación, Roberto Rosado.

En su salida a la calle y frente a la sede de la Junta de Castilla y León en Ávila dejaban claro que necesitan abrir porque cada vez que saben que va a haber novedades por parte de la Junta aseguran que «están con el corazón en un puño», como lo estaban este lunes antes de la comparecencia del vicepresidente de la Administración Regional, Francisco Igea, cuando por fin anunció que las terrazas se podrían mantener abiertas hasta las 22 horas, pero con la admisión del último cliente a las 21,30 horas. Una noticia, una novedad que en realidad para ellos fue un paso atrás y además con ello se les cayó «la esperanza» que tenían en la apertura ya por fin de sus negocios. Una apertura que el día que llegue quieren que sea «para siempre, que no nos vuelvan a cerrar».

En este sentido creen que la Junta está «jugando a la lotería» y que ellos nunca saben «qué vamos a poder hacer al día siguiente». Hartos de la situación muchos de ellos han empezado a presentar demandas a título particular, lo han hecho ya algunos contra Fernando Simón y otros contra los representantes de la Junta por los daños causados.El propio Alfayate decía que él ya había presentado la suya en un bufete de abogados del que ya habían salido otras 50.

Las pérdidas por los cierres están detrás de las demandas y se va a cumplir un año del primero, será el 14 de marzo que es la fecha de 2020 en la  que se decretó el primer estado de alarma y por eso a nivel nacional se está preparando, informaban, una manifestación en tan señalada fecha para hacerse oír en sus demandas.

Unas demandas que pasan por supuesto por abrir el interior de los locales pero también por acabar de una vez con los cierres perimetrales con otras comunidades, pero en el caso de Ávila especialmente con Madrid y Castilla La Mancha que tantos clientes aportan a Ávila. Para Rosado ese mantenimiento de cierres perimetrales era «casi una violación de derechos» y más en un país en el que se habla de unidad nacional.

Puesto que no se consideran culpables piden la apertura de los bares y ponen ejemplos de los lugares en los que sí está contrastado con datos que se producen los contagios, léase los ascensores «y no he visto ninguno cerrado» decía Rosado quien además animaba a identificar las casas, los pisos en los que se están celebrando fiestas y donde también se producen los contagios apuntaba.

Hay que dar una vuelta a todo esto pedían y animaban a la Junta a reflexionar y más por lo mucho que aporta la hostelería al tejido empresarial en nuestra provincia y sin ir más lejos.