Los precios industriales descienden un 3% en septiembre

SPC
-

Los principales descensos corresponden a la fabricación de material y equipos eléctricos, con una caída del 22,1 por ciento, o de los suministros de energía eléctrica, con un 14,4 por ciento

El Índice de Precios Industriales (IPRI) descendió en Castilla y León un tres por ciento en septiembre respeto al mismo mes del año pasado, una tendencia muy parecida a la experimentada en España, donde este índice descendió tres décimas más, hasta el 3,3 por ciento, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa anual del IPRI disminuye en todas las comunidades autónomas. Las mayores caídas se dieron en los casos de Principado de Asturias (11,1 por ciento), Canarias (10,6 por ciento) y Baleares (10,3 por ciento).

Por destino económico de los bienes, entre los sectores industriales que tienen influencia negativa en la evolución de la tasa anual de este indicador destacan la energía, los bienes intermedios y los bienes de consumo no duraderos. En el caso de la energía, la variación disminuye en dos puntos y se sitúa en un descenso del 10 por ciento como consecuencia de la bajada de los precios de la producción, transporte y distribución de energía eléctrica, frente al aumento registrado en septiembre del año pasado.

Los bienes intermedios cayeron un uno por ciento, dos décimas menos que en agosto, debido sobre todo a los descensos de los precios de la fabricación de productos básicos de hierro, acero y ferroaleaciones, ala fabricación de productos químicos básicos y la de productos para la alimentación animal. En el caso de los bienes de consumo no duradero, su variación aumentó tres décimas, hasta el 0,7 por ciento, a causa de la subida de los precios del procesado y conservación de carne y elaboración de productos cárnicos.

Por divisiones, en Castilla y León los principales descensos del IPRI correspondieron a la fabricación de material y equipos eléctricos, con una caída del 22,1 por ciento, o de los suministros de energía eléctrica, con un 14,4 por ciento menos. Por el contrario, aumentaron, en un 8,9 por ciento, en la industria química; un cuatro por ciento la fabricación de productos farmacéuticos; o un 25 por ciento la industria textil.