Cuatro meses muy largos

L.C.S
-

A diez puntos de distancia del cuarto clasificado, el Real Ávila se queda en tierra de nadie cuando todavía quedan 17 partidos. Por segunda vez en la temporada los abulenses sumaron dos derrotas consecutivas

Cuatro meses muy largos - Foto: Sara Muniosguren

El Real Ávila sumó, por segunda vez en lo que va de temporada, dos derrotas consecutivas tras caer en el campo del Becerril, y los abulenses se quedan a diez puntos del cuarto clasificado, el Numancia B, lo que reduce a prácticamente un milagro sus posibilidades de alcanzar la zona que da derecho a jugar la fase de ascenso a Segunda División B.    
Con esta situación, con tres meses y medio por delante antes de que acabe la competición, un total de 17 partidos, lo que resta de Liga se puede hacer muy largo al grupo que dirige Jónathan Prado, que se queda sin otra motivación que no dejarse ir en los encuentros que quedan.
Cinco derrotas en los últimos 8 partidos de Liga han terminado por fulminar las opciones que poco a poco había ido dilapidando el conjunto abulense, que en ningún momento ha encontrado la regularidad que necesita un equipo para estar en la pelea por las posiciones de arriba.
La mejor racha de los abulenses es de cuatro partidos seguidos sin perder, insuficiente para poder estar cerca de los equipos de la zona alta que mantienen un ritmo de puntuación que invita a pensar que para terminar entre los cuatro primeros harán falta cerca de 80 puntos. Teniendo en cuenta que ahora mismo el Ávila tiene 37 y quedan 51 por jugar, el margen de error que tiene el equipo encarnado en los encuentros que quedan hasta el final de temporada es tan  bajo (podría permitirse ceder como máximo 8-10 puntos) es tan bajo y su trayectoria tan irregular, que pensar que va a tener alguna oportunidad de remontar es cuestión de una fe inquebrantable que pocos dentro y fuera del club aún tienen.
Además, por si fuera poco lo que tiene encima el equipo del Adolfo Suárez, el calendario que a corto plazo le espera es más que complicado, aunque también es cierto que el rendimiento contra los conjuntos más fuertes ha sido mejor que cuando ha tenido enfrente a rivales a priori débiles.
En la próxima jornada visita el campo abulensel Atlético Astorga, sexto clasificado con 43 puntos, a cuatro de la zona de ascenso, objetivo también del conjunto berciano de Miñambres. Luego le corresponderá descansar, y para el 16 de febrero tendrá que rendir visita al campo del Numancia B, que  podría tener una ventaja superior a los diez puntos cuando los abulenses lleguen al Francisco Rubio. Y para rematar el trío de rivales de la zona alta, el 23 de febrero llegará al campo abulense el líder y ya virtual campeón del grupo, el Zamora, que ha ganado 21 de los 22 partidos que ha jugado hasta el momento.
Panorama pues más que complicado para un Real Ávila que repite situación de otras temporadas para desesperación de una afición que volverá a ver el playoff desde la distancia.