«Aquí se percibe cierto pesimismo y tristeza»

M.M.G.
-

El abulense Rubén Rodríguez es uno de los 176.000 españoles que residen en el Reino Unido.Informático de profesión, espera no tener problemas para seguir viviendo en Londres, donde estos últimos días ha percibido el «cansancio» de los ingleses

«Aquí se percibe cierto pesimismo y tristeza»

Charlamos conRubén el viernes a última hora de la mañana.Está a punto de embarcarse en un avión hacia el sudeste asiático para disfrutar de unas merecidas vacaciones. Así que no iba a estar en suelo inglés cuando a las 00,00 horas se hiciera oficial la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Pero sí  ha vivido muy de cerca todo el proceso de Brexit, un proceso que como ciudadano europeo residente en Londres le afecta directamente.
Rubén es informático. Llegó a Londres hace casi cinco años para trabajar en una empresa. Confiesa que encontró trabajo muy fácilmente. De hecho, en algún momento en su búsqueda llegó a sentirse como un futbolista al que se sortean los mejores clubes. Es más, cuando estaba a punto de empezar a trabajar en una firma irlandesa, realizó una entrevista para una empresa londinense que, conocedora de su situación le aumentó el sueldo y le ‘convenció’ hablándole de la fuerza de la libra frente al euro en aquel momento.
Ese día el destino de Rubén le puso en camino hacia un país que ahora ha abandonado la Unión Europea con las posibles complicaciones que eso tiene para Rubén y para los 3,6 millones de personas de países miembros que viven en el Reino Unido y de las cuales, 176.000 son españolas.  
Siente que tomó la decisión adecuada. Y ahora confía en no tener ningún problema para regularizar su situación cuando llegue el momento. De hecho, está tranquilo. Nos explica cómo cuando se votó el referéndum, en referencia a la votación del 23 de junio de 2016 en la que un 52 por ciento de los ciudadanos británicos votaron a favor de abandonar la UE, pudo iniciar el proceso para lograr el estatus de ‘asentado’, algo que le permitiría estar sin problemas en Reino Unido hasta 2024. «Es una especie de permiso de residencia temporal», nos explica.
Pero como este mismo año Rubén cumplirá cinco años de residencia demostrada en Reino Unido, podrá aplicar también para solicitar la residencia permanente. Sería un paso más hacia la posibilidad de solicitar la ciudadanía y el pasaporte británico. «Mi plan en principio es aplicar al pasaporte», prosigue adelantándonos sus planes. Eso, aclara, siempre y cuando pudiera seguir manteniendo la ciudadanía española y el pasaporte de nuestro país. «No sé en qué punto están las negociaciones entre Reino Unido y España en este sentido», confiesa Rubén.
Sabe, eso sí, que el pasaporte británico es un «salvoconducto» ideal en determinados casos. Por ejemplo, nos cuenta que aunque su idea no es regresar a España en un corto o medio plazo, algún día querrá hacerlo. «Y si llegara allí otra crisis fuerte como la del 2008, siempre podría volver aquí», dice en referencia a Reino Unido.
Preguntamos también a Rubén por cómo están viviendo sus compañeros (tanto los nacionales como los foráneos) todo este proceso. «Pues aquí la verdad es que se percibe pesimismo», nos dice.
Un pesimismo que, sobre todo, él notó después de la victoria por mayoría absoluta de Boris Johnson. «Los días de después fueron muy duros», recuerda, y explica cómo le pareció «una derrota en toda regla para el poco espíritu europeo que había en el país».
«Y los europeos estos días sentimos una decadencia, hay cierta tristeza», prosigue su relato Rubén, que habla también de otro aspecto del proceso. «En general la gente está muy harta, está cansada de llevar tres años hablando de lo mismo, es que todo gira en torno al Brexit», traslada nuestro interlocutor, para el que una imagen muy simbólica de todo esto es la retirada de las banderas de la UE de distintos edificios oficiales que ha podido contemplar.