Esperar a tener sed, un error común

Agencias
-

La necesidad de beber es una alerta de deshidratación leve por lo que es esencial tomar agua con asiduidad, también en el tiempo de ocio

Esperar a tener sed, un error común

El consumo de agua es esencial en una dieta variada y equilibrada que permita mantener las funciones físicas y cognitivas normales. A pesar de ello, en torno a siete de cada 10 españoles no se hidrata correctamente, tal y como concluye Bezoya a partir de una encuesta realizada a través de su web a más de 50.000 personas.
Uno de los errores más comunes es esperar a tener sed para ingerir líquido, algo que hace más de la mitad de la población. En realidad, la sed es un síntoma de alerta que indica un estado inicial de deshidratación, de manera que lo adecuado es mantener una ingesta de agua regular que impida que lleguemos a sentir que nuestro cuerpo nos pide que bebamos más. 
En lo que se refiere a la cantidad necesaria, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluye que las mujeres deberían tomar dos litros de agua diarios y los hombres medio más. En este sentido, Elena Garea, responsable de Nutrición y Salud de Calidad Pascual, explica que «un mínimo de dos litros de agua al día nos garantizan el buen funcionamiento físico, cognitivo e incluso anímico, aunque la cantidad adecuada varía en función de cada individuo según su edad, sexo, peso o estado de salud». De modo que, durante la práctica de ejercicio, en verano y en determinadas etapas fisiológicas, como el embarazo, conviene incrementar la ingesta.
La práctica totalidad de los encuestados aseguró ser consciente de que la hidratación es importante y, aun así, el 68 por ciento de los españoles no lo hace correctamente. Sorprende, por ejemplo, que únicamente el 32 por ciento de las personas entrevistadas afirmara que ingiere más de dos litros de agua diarios. 

 

Ponerlo de Moda

Cuatro de cada 10 españoles concentra su mayor consumo de agua durante las comidas, mientras que el resto suele hacerlo más entre horas. Lo preocupante es que en momentos de ocio fuera de casa, el 43 por ciento de los encuestados no toma agua porque considera que resulta aburrido. De ahí que sea importante que acompañar con ella una cena con amigos se ponga de moda. 
Una tarea de todos para alcanzar el propósito de beber más. Y es que hidratarse lo suficiente es tan importante como seguir una dieta saludable o hacer ejercicio. Algo de lo que son conscientes la mayoría (97 por ciento), a pesar de que no lo lleven luego a la práctica. 
Para estar bien hidratados Bezoya hace varias recomendaciones. Por un lado, aconseja fijarse un objetivo, ya que está demostrado que ponerse metas ayuda a motivarse. Asimismo, resulta útil combinar el agua con otras bebidas como zumos de fruta, leche, té o infusiones. Otra opción factible puede ser saborizarlo añadiéndole trozos de fruta o hierbas aromáticas. 
Por último, se recomienda llevar siempre una botella a mano, especialmente en verano o si se va a hacer deporte, porque es en este tipo de situaciones cuando aumenta el riesgo de deshidratación. De ahí que sea importante beber incluso sin sed. 
Tal y como indica Garea, «siguiendo estos consejos conseguiremos adoptar el hábito de hidratarnos más, y cada vez será más fácil incorporarlo a la rutina diaria. No obstante, la toma se debe incrementar poco a poco, para que el cuerpo se adapte».