scorecardresearch

Pinceladas de optimismo

Agencias-SPC
-

El mundo del arte comienza el año cargado de entusiasmo, con la apertura de nuevos museos y exposiciones, a pesar de la lenta recuperación de un sector muy vinculado al turismo internacional

Pinceladas de optimismo - Foto: Raphael

Nuevos museos, nuevo calendario de ferias y bienales, nuevas exposiciones y la misma incertidumbre: el mundo del arte afronta 2022 con una intensa programación y renovado optimismo, aunque a la espera de ver cómo evoluciona la pandemia y en particular la variante ómicron.

Frente a otros sectores con mejor recuperación, el mundo del arte avanza lento por el túnel de la crisis sanitaria: los museos todavía no han recuperado los niveles de visitantes por la caída del turismo y las ferias de arte que se han celebrado en 2021 lo han hecho a medio gas.

La resiliencia ha sido la palabra del año para este sector y todo apunta a que se mantendrá a lo largo de 2022.

Pinceladas de optimismo Pinceladas de optimismo Las restricciones en algunos museos del mundo con motivo de la variante ómicron -el Met de Nueva York ha reducido su aforo y varios centros culturales han cerrado por falta de personal- ha traído de vuelta los fantasmas de la peor etapa de la pandemia, pero pese a todo, el tono general es de contenido optimismo.

Sin embargo, el nuevo año recién estrenado promete la apertura de nuevo museos, uno de ellos muy esperado:el Gran Museo Egipcio. Su inauguración, retrasada por el coronavirus, llegará en la segunda mitad de 2022 y se convertirá en uno de los templos de arqueología más grandes del planeta, con 55.000 objetos y una sala dedicada exclusivamente a Tutankamón, el faraón niño. El nuevo centro estará ubicado muy cerca de las pirámides de Giza y se espera una inauguración por todo lo alto. 

Pero 2022 dará la bienvenida también a otras instalaciones, aunque más modestas, el más importante será el nuevo Museo de Arte Nacional de Noruega, que abrirá en junio, y el Museo del Prado comenzará las obras de ampliación de su nuevo edificio.

Lleno de ferias

Además, el presente año llega repleto de ferias y bienales que fueron pospuestas a causa de la pandemia en los dos años previos y que en este ejercicio regresan con más fuerza, aunque la incertidumbre sobre la variante ómicron hace que muchas citas puedan volver a peligrar.

Una de las más esperadas, la Bienal de Venecia, llegará en abril, con un año de retraso y mucha expectación. Por primera vez estará dirigida por una mujer, la italiana Cecilia Alemani.

También la de Whitney (Nueva York) llega este año, con un año de retraso, para mostrar lo mejor del arte norteamericano. La influyente Documenta Kassel (Alemania) que en 2022 celebra su 15.ª edición -se celebra cada 5 años-, ha asegurado que seguirá adelante pese al coronavirus y con el objetivo de ser reflejo de la situación actual.

La incertidumbre ha hecho mella en otras: Tefaf, la feria de arte antiguo más importante del mundo, que se celebra en Maastricht en marzo, ha pospuesto su celebración a la espera de ver la evolución de la pandemia; y la de arte contemporáneo de la India, una de las más grande de Asia, ha movido también su celebración de febrero a abril.

Respecto a las nuevas exposiciones y a pesar de que los museos no han recuperado los datos de visitantes previos a la pandemia, estos han seguido programando con cierta normalidad. Muy lejos quedan ya las exposiciones taquilleras y de grandes presupuestos, aunque este año los calendarios siguen en marcha y llenos de exhibiciones.

Muchos museos no han desvelado sus programaciones, pero los que lo han hecho han optado por una variada programación en la que caben todos los públicos y con alguna sorpresa.

En el apartado de pintura clásica, destacan Tiziano y El Bosco, que desembarcarán en el Palacio Real de Milán, y Raphael, del que se revisará su trayectoria con una exposición en la National Gallery de Londres en una exhibición de grandes dimensiones.

La pintura contemporánea contará con magníficas muestras como un nuevo acercamiento a la perspectiva de Lucian Freud (National Gallery), y una dedicada a la pintura del Louis Bourgeois (Met).

En el apartado de arquitectura, Gaudi será uno de los grandes protagonistas del año con una gran puesta en escena en el D'Orsay de París, mientras que los secretos de Stonehenge serán desvelados en Brithis Museum.

Indemne a la COVID

En este contexto, el mercado de subastas es el único que parece indemne a la pandemia. Los máximos marcados en 2021 han batido todos los récords y nada apunta a que esta tendencia al alza vaya a retroceder este ejercicio. Así, el pasado año Sotheby's marcó su máximo histórico con unas ventas totales que rondaron los 7.200 millones de dólares. Su principal rival, Christie's le sigue de cerca, con otros 7.000 millones.

Gran parte de este empujón de ventas se debió a la fiebre de los NFT, un nuevo formato de certificado para obras de arte digitales que proviene del mundo de las criptomonedas.

La buena racha es tal que el dueño de Sotheby's está valorando salir a bolsa el año que viene, según Bloomberg, un síntoma más del buen estado del mercado. Así que 2022, por lo menos en el sector de las subastas, puja al alza.