Renfe prepara unos "servicios mínimos" muy reducidos"

D.C
-

Los trenes que circularán por Ávila serán alrededor de tres y se ofertarán muy pocas plazas para garantizar la distancia entre viajeros. Los autobuses interurbanos también reducen servicios al conocer un descenso de demanda superior al 80

La revolución que a todos los niveles está significando la lucha ‘total’ contra el coronavirus se notará hoy un poco más en el tema de la comunicaciones para el transporte de viajeros, con una reducción al mínimo de los servicios ferroviarios existentes y también significativa del transporte por carretera, que es fruto primero de esa orden de reducir a lo imprescindible cualquier movimiento y, como directa consecuencia, de una brutal bajada de la demanda.

Renfe informó ayer que tras unas jornadas en las que ha mantenido los trenes habituales, aunque con una reducción notable de plazas para garantizar la distancia prudencial entre los usuarios, a partir de este miércoles reducirá su oferta de trenes en la provincia de Ávila a “unos servicios mínimos muy básicos, inferiores a los de cualquier huelga”, tanto que los que pasen por la capital podrían quedarse en solamente tres o cuatro.

Además de la reducción drástica de los servicios, esa minimización de la oferta continuará acompañada por medidas añadidas de seguridad que ya funcionan desde hace varios días como son la desinfección diaria de todos los trenes y el distanciamiento que debe existir entre los potenciales viajeros para intentar llevar a cero la posibilidad de contagio.

Así las cosas, es casi seguro que el número de viajeros por tren seguirá en la cifra casi testimonial a la que ha llegado tras una constante y muy señalada bajada que se fue consolidando la pasada semana, primero por miedo y luego por la directriz de bajar a lo imprescindible los desplazamientos, realidad que ha llevado a que la mayoría de los trenes de los últimos días hayan circulado con cuatro o menos viajeros, límite que a partir de hoy podría decirse que será ‘oficial’

Algo parecido, aunque de momento no de forma tan drástica, está sucediendo en el transporte por carretera, que según fuentes de la estación de autobuses de Ávila ha sufrido desde el pasado jueves un descenso “del número de viajeros superior al 80 por ciento”.

Los viajes se han reducido entre un 50 y un 25%, especialmente los que unen la capital con el mundo rural abulense, ya que los que nos conectan con Madrid y con Salamanca se han mantenido un poco más a pesar de que el número de viajeros ha caído también en picado y en algunos no se han contabilizado más de dos personas.