Los cucurrumachos vuelven a centrar el carnaval en Navalosa

B.M
-

La fiesta se vivirá especialmente el domingo 23 de febrero con el recorrido por el pueblo de los quintos y con la concentración de la tarde con el pregón y el recital de las coplas

Los cucurrumachos vuelven a centrar el carnaval en Navalosa - Foto: David Castro

Los cucurrumachos volverán a centrar un año más el carnaval en Navalosa dentro de una localidad que se convierte en referente en estas fiestas.
Los principales actos tendrán lugar el domingo de carnaval, este año el 23 de febrero, que es cuando salen los personajes conocidos como cucurrumachos, aunque lo cierto es que las celebraciones se organizan con intensidad durante todo el fin de semana. Uno de los primeros momentos oficiales de fiesta será el sábado 22 con la subida de chopo al pueblo. Es habitual que los jóvenes del pueblo cojan un chopo y lo lleven a la localidad para plantarlo en la plaza (sucederá alrededor de las 20,00 horas) e indicando así el lugar donde va a discurrir la fiesta. Una fiesta que esa misma noche tendrá una cita pensada especialmente para los jóvenes cuando a partir de las 21,30 horas llegue el momento de la actuación de Tomas Sound, organizada por Juventud de Navalosa.
Y probablemente durmiendo poco se llegará al día principal de las fiestas, el domingo de carnaval. A partir de las 9,00 horas comenzará el recorrido por el pueblo de los quintos pidiendo la colaboración de los vecinos. Es en este punto en el que se puede ver cómo toda la localidad se vuelca con esta fiesta y lo hace en este caso en forma de donativos para los quintos.
Tras una mañana de petición llega a las 17,00 hora la salida de los cucurrumachos y con ellos el momento más esperado, el que no solo reúne a la gente del municipio sino también quienes llegan de otras localidades. 
Los cucurrumachos son el personaje que sale en carnaval vistiendo la ‘manta pinguera’, un tejido tradicional confeccionado en los telares de Navalosa. Como su intención es la de asustar, cubren su rostro con una tosca máscara de madera que se recubre de crines de caballo, a la que se añaden como complementos huesos, cuernos y pieles de animales. Y no faltan los cencerros y zumbas, atados y con su peculiar sonido. Y también suelen portar horcas u otros huesos y una alforja llena de paja.
Y si ellos son importantes también son los quintos que también son protagonistas de la fiesta y, desde hace años las quintas con el traje de serrana de la localidad, según explica el alcalde, Iván Pato. Él mismo recuerda cómo a las 17,00 horas esos más de cien cucurrumachos se juntan en la plaza y se hace una doble rueda, una con ellos y otra con los quintos formando dos corros que van girando en el chopo en sentido contrario mientras se escucha el sonido de los cencerros. Además en este momento se hace el pregón de lo recaudado y el conocido recital de coplas, recitadas normalmente por gente del pueblo y que se renuevan cada año.
Además se cuenta con un personaje más, el conocido como la ‘vaquilla’, que es uno de los quintos (se echa a suertes) y que es el encargado del dinero y también a quien ‘matarán’ junto al chopo durante la fiesta. Será el sonido de los cencerros el que volverá a poner en pie a la vaquilla y tras el pregón y las coplas todo el pueblo se unirá en la celebración.