Sotillo se despide definitivamente de su escombrera

E.Carretero
-

La Junta de Castilla y León ha invertido algo más de 22.000 euros en los trabajos de sellado y restauración de este lugar donde se vertían de forma ilegal residuos de construcción

Sotillo se despide definitivamente de su escombrera

Prohibido verter. Escombrera clausurada». Esa es la leyenda del cartel que se ha instalado en las parcelas 7,9 y 10 del polígono 49 de Sotillo de la Adrada, en el mismo lugar en el que hasta hace poco se tiraban de forma ilegal ladrillos, cemento y otros restos de construcción. Ésta de Sotillo era una de las 177 escombreras identificadas en la provincia de Ávila que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente se propuso clausurar y restaurar en febrero de 2017 a través de un programa para la recuperación ambiental de zonas degradadas por el depósito de residuos inertes en la Comunidad de Castilla y León presupuestado en 10 millones de euros, de los que 1,7 millones se invertirán en la provincia de Ávila a través del convenio de colaboración firmado entre la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Diputación de Ávila.
Los trabajos realizados en Sotillo, en los que se han invertido 22.042,47 euros y que este miércoles visitó el viceconsejero de Infraestructuras y Emergencias, José Luis Sanz, han consistido en la extensión y regularización de los residuos de manera que se adapte a la orografía natural y la cubrición con 25 centímetros de tierra que posteriormente se ha sembrado con especies pratenses.  
Hasta el momento en la provincia de Ávila ya se han restaurado 128 escombreras restando aún de intervenir en 49 correspondientes al expediente que desde la Administración regional denominan «Arévalo y otros» y que ya se encuentra «en ejecución».
Explicó también Sanz, que además de sellar y restaurar las escombreras también se busca dar «una alternativa» en la gestión de residuos a los habitantes de la zona y es ahí donde interviene la Diputación Provincial, que se comprometió a prestar el servicio de recogida, transporte y gestión de residuos domésticos, de construcción y demolición procedentes de obras menores, así como de enseres y restos de podas que se generen en los municipios en los que se sitúan las escombreras, mediante la colocación de contenedores específicos en áreas de aportación de residuos, valladas y afirmadas, o en puntos limpios. Estas actuaciones, denominadas áreas de aportación, están en curso de ejecución y para el desarrollo de las mismas la Diputación aportará 703.000 euros.
Además del sellado y restauración de estas áreas degradas y de la puesta en marcha de alternativas para la gestión de residuos la tercera pata de este convenio es la sensibilización a través de un programa de educación ambiental que pretende disuadir a la población de volver a utilizar estos parajes o cualquier otro como escombrera.
Pese a ser una inversión «discreta», esta actuación tiene «una importancia capital» por cuenta con la misma «se cierra completamente el ciclo de lo que es la gestión de residuos en este municipio», aseguró Juan Pablo Martín,  alcalde de Sotillo. 



Las más vistas