El Vaticano expulsa al arzobispo de Guam por pederastia

EFE
-
El Vaticano expulsa a un arzobispo por pederastia - Foto: CLAUDIO PERI

La Santa Sede cesa a Anthony Sablan Apuron, de 73 años, de su cargo como prelado de Agaña, en Guam, por abusos sexuales a varios monaguillos en la década de los 70

La Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano expulsó definitivamente del cargo al arzobispo de Agaña, en la isla de Guam, Anthony Sablan Apuron, por abusos sexuales a menores, ha informado hoy la Santa Sede.
El prelado había sido ya expulsado por el Tribunal Apostólico de la Congregación el 16 de marzo de 2018 en primera instancia, si bien este recurrió la sentencia.
El Tribunal de segunda instancia del Vaticano, el 7 de febrero de este año, rechazó su recurso y confirmó la anterior sentencia al declarar al imputado culpable de delitos contra el Sexto Mandamiento ("No cometerás actos impuros") con menores.
Las penas impuestas son la exclusión del cargo, la prohibición perpetua de vivir en la archidiócesis de Agaña y la prohibición de usar las insignias de obispo.
"Esta decisión representa la conclusión definitiva del caso. No es posible recurrir", avisa el Vaticano en el comunicado.
El caso llegó al tribunal vaticano el 5 de octubre de 2016 y uno de sus integrantes, el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, viajó a principios del año pasado a esta pequeña isla del Pacífico para tomar testimonio a los acusados y a las supuestas víctimas.
Apuron, actualmente de 73 años, ha sido acusado por tres hombres de haber abusado sexualmente de ellos cuando eran monaguillos en la década de los años 70, y también la madre de una cuarta víctima, que ya ha muerto, acusa al arzobispo de estos cargos. El acusado ha rechazado siempre estas acusaciones.
El papa Francisco ya había intervenido en 2016, designando arzobispo a Savio Hon Tai-Fai como "administrador apostólico", una especie de interventor, en Guam ante las acusaciones.
Tras concluirse la misión del interventor, el papa nombró a un arzobispo coadjutor, Michael Jude Byrnes, para sustituir a Apuron en sus funciones, aunque este mantenía aún el título de arzobispo.