Nuevo gobierno, viejas deudas

Luis C. Santamaría
-

El Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez tiene un buen número de inversiones y proyectos pendientes en la provincia de Ávila, arrastrados la mayoría de ellos desde hace varias legislaturas

Nuevo gobierno, viejas deudas - Foto: """""""Diario de Ávila

El nuevo gobierno presidido por Pedro Sánchez se enfrenta a viejas deudas con la provincia de Ávila, en donde el Estado tiene un buen número de inversiones y proyectos pendientes, arrastrados la mayoría de ellos desde hace varias legislaturas. Ni con gobiernos del PP ni con los del PSOE la provincia abulense ha tenido demasiada suerte en lo que a ejecución de presupuestos se refiere, lo que transfiere ahora al primer Gobierno de coalición de la democracia española la obligación de atender las demandas de un territorio que puede considerarse como uno de los máximos exponentes de lo que se ha venido denominando últimamente como la ‘España Vacía’ o ‘Vaciada’, y que necesita de muchas atenciones para acercarse a los datos de convergencia nacionales en apartados económicos como producción, exportación o, principalmente, número de parados.
Una vez que se ha conocido la composición final del Consejo de Ministros, toda vez que el PSOE hya ha decidido el nombramiento de sus miembros, todo apunta a que será de los ministros socialistas de los que dependa en mayor parte las necesidades de Ávila ante esta nueva etapa en el Gobierno de España. 

Paro
El carácter social de la parte del Ejecutivo comandada por Pablo Iglesias hace que, eso sí, el Ministerio de Trabajo dependa de Unidas Podemos, y ahí la que será la titular de esa cartera, Yolanda Díaz, debe tener en cuenta las altas cifras de paro de la provincia para  poder tomar medidas correctoras que aligeren la bolsa de desempleados abulenses y acerquen las cifras a las medias nacionales y regionales. En la última Encuesta de Población Activa (EPA), de octubre del año pasado, registró una cifra de parados de 9.100 y una tasa del 12,6, la más alta de Castilla y León, pero los últimos datos del Servicio Público de Empleo Estatal, del pasado 3 de enero, hablaban de 11.264 desempleados que necesitan del nuevo Gobierno medidas que puedan paliar su situación, más teniendo en cuenta que los beneficiarios de prestaciones no superaban los 6.000.

Pensiones
Si el de parados es una cantidad muy a tener en cuenta, otro colectivo muy pendiente de las medidas del nuevo gobierno español será el de jubilados, cuya media de pensión es también de las más bajas a nivel nacional. La prometida subida del 0,9 por ciento que Sánchez anunció para cuando el Gobierno estuviera formado, beneficiará a los cerca de 39.000 pensionistas que hay en la provincia, de los que 24.000 reciben paga por jubilación.

Autónomos
Los cerca de 14.000 autónomos de la provincia también aguardan a conocer qué acciones gubernamentales les pueden afectar principalmente a sus bolsillos, lo mismo que los funcionarios y dependientes de una nómina que, en principio, si no superan los 130.000 euros de ingresos anuales, no verán gravadas sus rentas.

Despoblación
La despoblación, un problema que se debe abordar con acciones conjuntas entre las administraciones nacionales, regionales y provinciales, acosa a la provincia de Ávila que desde 2011 lleva perdiendo habitantes de manera consecutiva en cada padrón que se publica. En el último se registró una caída de población de 300 personas, hasta las 158.966, cifra que indica un problema grave de pérdida de habitantes que necesita, para atajarse, inversiones principalmente en el medio rural para consolidar proyectos que puedan fijar población, en especial joven.

Plán Ávila 2020 y plan territorial
Relacionada con esta necesidad aparecen dos planes, uno ya en funcionamiento y otro en diseño, que necesitarían del apoyo estatal para su pleno funcionamiento. Uno es el Plan Ávila 2020, que en los últimos Presupuestos Generales del Estado recibió una partida de 1 millón de euros que no se ejecutó, y otro es el Plan Territorial de Fomento de la Industria que se está diseñando desde la Junta de Castilla y León para el territorio abulense en un trabajo que lidera la Consejería que dirige el abulense Germán Barrios, y que con el refrendo económico del Estado sería aún más potente.

Tejido industrial
Las inversiones en polígonos y tejido industrial, que en los PGE para 2019 elaborados por el Partido Popular tenían una partida específica de 5 millones de euros, es otro apartado que desde Ávila se reclama como imprescindible para dotar a la provincia de una opción de mejorar su industrialización, lo que conllevaría mejora en empleo, tanto en número como en calidad. La llegada de nuevas empresas al débil componente industrial de la economía provincial es el punto sobre el que puede girar en los próximos años un mejor futuro para la provincia, de ahí la importancia que se quiere trasladar sobre esta necesidad. En este punto concreto el Gobierno debe también estar atento a que se cumplan los compromisos de transformación de la planta de Nissan en Ávila, tanto en tiempo como en contenido. En esos 5 millones antes referidos se contemplaban actuaciones de reindustrialización, obras en el polígono de Las Hervencias que sí se están ejecutando, y medidas para el fortalecimiento de la competitividad industrial.

Autovía a-40
Pero donde verdaderamente se encuentra el déficit del Estado con la provincia de Ávila es en materia de infraestructuras, comunicaciones y transportes, con proyectos que dormitan en cajones ministeriales desde hacia varios años, décadas en algunos casos, y que el nuevo Gobierno está, por lo menos, obligado a contemplar otra vez, a ver si encuentran algunas probabilidades de que se ejecuten. 
Una de esas infraestructuras es la cada vez más demandada autovía A-40 entre Ávila y Maqueda, señalada como un eje vertebrador no sólo ya de la provincia, sino de toda Castilla y León. La gran circunvalación que desviaría tráfico de todo tipo desde Madrid se apunta como una gran oportunidad de desarrollo para Ávila que lleva parada demasiado tiempo. En los últimos PGE, los de enero de 2019 que finalmente no fueron aprobados, aparecía una partida de 980.000 euros, de los 993 millones que están presupuestados como coste de esta carretera, que por lo menos tiene realizado el estudio informativo, pero de ahí no ha pasado, lo que es una mínima parte de lo que necesita una obra de estas características, que lo menos tiene avanzada la construcción del nuevo puente de La Gaznata, ya en funcionamiento, y que desaparece por fin de los deberes del Gobierno para con Ávila.

Conexión con la A-6 y desdoblamiento de la N-110
Otras dos actuaciones también recurrentes por el tiempo que llevan esperando su ejecución en materias de comunicaciones por carretera en la provincia de Ávila es la conexión de la capital por autovía con A-6 y el desdoblamiento de la N-110 en el tramo del polígono industrial de La Colilla. Sobre el primer proyecto, la última vez que apareció con partida consignada como tal en los presupuestos del Estado para Ávila fue en los elaborados en abril de 2018, cuando se apartaron 2 millones de euros que luego no se ejecutaron. Al igual que pasa con la A-40, también cuenta esta autovía con un estudio informativo que se guarda a la espera de que alguien inyecte el dinero necesario para su reactivación. Y en lo que a la ampliación de la N-110 se refiere, de los 2,5 millones que se apuntaron en su partida de esos presupuestos para 2019, se pasaron a los 313.290 euros de los consignados para 2020, pero ya pensando solamente en la rehabilitación del firme, no en un desdoblamiento que también recuerdan los más viejos del lugar como proyecto incumplido.

Peaje de la Ap-6
Por terminar con los deberes con las carreteras abulenses para el nuevo Gobierno, y dando por descontado que se mantendrán las inversiones de conservación y explotación de las mismas, que cada año rondan los 8 millones de euros, se encuentra el espinoso asunto de los peajes de la AP-6 de la AP-51. En el último mes se han reproducido los mensajes y reivindicaciones desde Ávila para que se elimine el pago por viajar por autopista a Madrid. El alcalde de la capital, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, lo tiene en su agenda como prioridad para exigir al recién constituido Gobierno, mientras que su partido, Por Ávila, ha incluso llamado a la movilización ciudadana para reclamarlo. Desde la Diputación Provincial su presidente, Carlos García, ha reclamado el «coste cero» para llegar a la capital de España, «como lo tienen otras capitales», y a mayores incluye también la eliminación del peaje de la AP-51. El clamor empresarial y social en Ávila contra estos peajes es unánime y su reclamación va en aumento, más aún viendo cómo en otros lugares (AP-1 o AP-7) se va quitando el pago de las autopistas, por lo que esta demanda, difícil de cumplir, por otro lado, se advierte como la más beligerante desde Ávila con el nuevo Ejecutivo.

Mejoras en el ferrocarril
Pero tampoco se quedará atrás, en cuanto a fuerza en la reclamación, la mejora necesaria de las conexiones ferroviarias tanto con Madrid como otras poblaciones como Salamanca o Valladolid. Una vez olvidada, al menos fuera de la agenda pública por parte de los políticos abulenses en los últimos tiempos, la petición de que Ávila se incluyera en la red de alta velocidad (AVE), los esfuerzos se centran principalmente en que llegar desde la estación abulense a la de Chamartín no se tarde las casi dos horas que en algunos casos sucede actualmente. Se trata de una antigua reivindicación de la que se han venido prometiendo soluciones con cierta frecuencia, pero todas ellas sin resultado positivo. Todas las anunciadas (tener una vía libre a la llegada a Villalba o mejorar el trazado, entre algunas) o no se han ejecutado o no han funcionado y por eso la reivindicación, principalmente de los usuarios que cada día se desplazan a Madrid por cuestiones laborales, se mantiene con la esperanza ahora de que pueda ser atendida. Y si los viajeros entre Ávila y Madrid padecen la duración del viaje, los que lo hacen a Valladolid tienen que sufrir un material obsoleto que suele provocar incomodidades como ruidos, frío en los vagones y retrasos. El compromiso de renovar ese material no ha tenido tampoco el éxito anunciado, y es otra de las cuestiones que desde Fomento se tendrá que tener en cuenta a la hora de examinar las necesidades de la provincia abulense.

Corredor Atlántico
Ya a un nivel superior en cuanto a la enjundia de la infraestructura y mirando más al desarrollo industrial y de transporte de mercancías, pero sin olvidar al de viajeros, la inclusión de Ávila en el Corredor Atlántico Ferroviario, eje sobre el que girará buena parte del desarrollo nacional, es una cuestión que se viene reivindicando tanto de las administraciones locales como la regional, y que debe recoger también el Estado si se quiere convertir en realidad.

Museo del prado
El proyecto por excelencia ‘de nunca acabar’ en Ávila es del Museo del Prado que, en teoría, se iba a ubicar en el Palacio de Los Águila y que lo único que ha hecho desde su anuncio hace unos 20 años es dar bandazos. Casi nunca ejecutados, se han consignado millones de euros en los presupuestos del Estado, en la última edición 1 millón, perdido también en los eternos cambios de planteamiento que ha tenido una idea cuya última solución, la ideada desde el Ministerio de Cultura con el Partido Popular de acoger el Museo Provincial y tener una ‘Sala Prado’, no era del agrado del PSOE de Ávila, que defiende la idea original de taller de depósito y restauración. Sin mucho optimismo desde los abulenses, que dan por perdida esta llegada de la principal pinacoteca mundial a su ciudad, habrá que esperar a conocer el planteamiento de los nuevos responsables para saber la validez de su futuro.

Trasvase desde las cogotas
El último gran proyecto para Ávila pendiente desde el Gobierno central hace referencia al abastecimiento de agua potable para la capital. Teniendo recientes los problemas que hasta mediado el pasado mes de diciembre ha tenido la ciudad en este apartado, la necesidad de acelerar las obras que permitan el trasvase de agua desde el pantano de Las Cogotas a la presa de Fuentes Claras es más perentoria que antes. El proyecto se encuentra ya en el ministerio, que está estudiando el trazado más apropiado para colocar las tuberías por las que discurrirá el agua. Todo lo que sea retrasarlo, por mucho que se busquen sondeos en la zona del Valle Amblés, será perjudicial para la capital, que necesita de una solución definitiva al problema que tiene de agua desde hace también varias décadas.

Aru y Edusi
También afecta sólo a la capital los programas de los que se espera continuidad por parte del nuevo Gobierno asumiendo compromisos de los anteriores, como sucede con el Área de Regeneración Urbana (ARU) que afecta a la zona de La Cacharra-El Seminario, y que supone una cuantiosa inversión económica para modernizar y revitalizar uno de los barrios que más lo necesitan. El otro programa es el de las Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi), cofinanciado con fondos FEDER. 

Otras actuaciones
Por último, actuaciones en La Muralla, financiación de parte de la remodelación de la plaza Adolfo Suárez, que incluye un nuevo acceso al principal monumento de la ciudad y mejoras en la Escuela de Policía, que se vienen haciendo constantemente, son otros de los proyectos que se espera que se atiendan por parte del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, lo mismo que las reuniones que con diferentes departamentos ministeriales tienen solicitadas tanto Ayuntamiento como Diputación, para poder atender a las demandas que eleven desde Ávila.



Las más vistas