Fiesta y reivindicación en un Villalar con tinte electoral

SPC
-
Miles de personas asisten en Villalar de los Comuneros (Valladolid) a la celebración del Día de Castilla y León. - Foto: Ical

Sanidad, pensiones dignas y lucha contra la despoblación protagonizaron las demandas sociales

La fiesta y la reivindicación se fundieron de nuevo en Villalar de los Comuneros en el día grande de la fiesta de Castilla y León. La defensa de la sanidad pública, de unas pensiones dignas, la lucha de la ‘España vaciada’ o el no a los proyectos de minas protagonizaron la protesta social en una edición que antecede a las elecciones generales y autonómicas y municipales de mayo, marcadas por «dosis de ilusión» y «expectativas de cambio» en los partidos de izquierda. El cielo cubierto, amenaza de lluvia y frío abrió paso al sol a final de la mañana, con la presencia de 13.000 personas (4.000 coches y 23 autobuses) a la una de la tarde, una cifra que después empezó a bajar ante las malas previsiones meteorológicas para la tarde en la campa.
Los más madrugadores fueron los dirigentes del Partido Popular, en una comitiva encabezada por su candidato a la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, y los candidatos al Ayuntamiento de Valladolid, Pilar del Olmo; Diputación, Jesús Julio Carnero; Congreso, Isabel García Tejerina, y Cortes, Raúl de la Hoz, entre otros.
El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, aquejado de un resfriado, no pudo acudir a Villalar, en una visita que ha realizado todos los años desde el 2002, cuando lo hizo por primera vez tras acceder en marzo de 2001 a la Presidencia de la Comunidad. Para la figura política de Herrera, que se despide del cargo al no ser candidato, tuvo un reconocimiento Fernández Mañueco, que se consideró su «digno sucesor». 
Los problemas en la confección de las candidaturas al Ayuntamiento de Valladolid y a las Cortes, resueltos finalmente con la inclusión de Carnero como número tres a la municipal y aspirante a repetir en la Diputación, y el debate protagonizado en la noche del lunes en Televisión Española entre Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Casado (PP), Albert Rivera (Cs) y Pablo Iglesias (Podemos) centraron las declaraciones de los principales líderes políticos de la Comunidad.
El líder del PPCyL y candidato a la Presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, valoró que Castilla y León representa en el conjunto de España un «modelo consolidado de éxito». En materia de actualidad electoral, consideró ayer que Casado fue el único que hizo propuestas en el debate del lunes a cuatro y que Albert Rivera «se equivocó de contrincante». 
Por su parte, el socialista Luis Tudanca, aupado por el primer presidente de la Junta, Demetrio Madrid, reconoció que el de ayer era un Villalar especial por las expectativas de cambio a partir de mayo en el Gobierno de la Comunidad tras 33 años del Partido Popular. Aludiendo al debate del lunes, destacó que Pedro Sánchez demostró la «solidez» de un presidente que «piensa en todos y todas las españolas» y aseguró que es «el único con un proyecto de país» y una experiencia de Gobierno. 
Así mismo, Tudanca convocó ayer a la «gente humilde y recia de esta tierra» a hacer realidad el «sueño» de ganar en Castilla y León y gobernar en la Junta después de 33 años del Partido Popular, 
Al mensaje de cambio se sumaron también Pablo Fernández (Podemos), Francisco Igea (Ciudadanos) y José Sarrión (IU). 
El primero de ellos cargó contra los «constitucionalistas y patriotas de pacotilla» y apostó por reformar la Constitución Española para blindar los derechos sociales que protegen a las personas. En ese sentido, criticó al Partido Socialista que pactó con el PP para reformar el artículo 135, en referencia a la modificación del texto para reconocer el concepto de estabilidad presupuestaria y que el pago de la deuda pública fuera prioritario en los Presupuestos Generales.
Francisco Igea, candidato de Ciudadanos (Cs) a la Junta de Castilla y León, aseguró que se trata de un Villalar «muy especial» porque, a su juicio, será el último de un PP al frente del Gobierno autonómico después de 30 años. 
«Esperemos que con la lluvia de abril y el sol de mayo, al viejo olmo le salgan unas hojas que serán más naranjas que verdes», apuntó.  Igea afirmó que la formación naranja y su líder nacional Albert Rivera representan la España de personas «libres e iguales». Incidió en que Cs defiende un país donde todas las personas, con independencia de donde vivan, sean libres e iguales para los impuestos y para los derechos.
Por su parte, el coordinador general de IUCyL, José Sarrión, exigió  «que entre de plano en el debate electoral la política social y sobre todo el empleo», con «el gran problema que es el paro y la precariedad».
UN DÍA DE REIVINDICACIONES

El secretario general de UGT Castilla y León, Faustino Temprano, aprovechó la festividad de Villalar para reclamar a los partidos políticos un pacto de comunidad contra la despoblación y que todos los programas electorales para los comicios del 26 de mayo recojan el principal problema de Castilla y León. Por su parte, el secretario general de Comisiones Obreras de Castilla y León, Vicente Andrés, denunció que tras las crisis económica y pese a que se producen los mismos bienes y servicios, la situación no mejora para los trabajadores. «Incluso siendo más ricos hay 70.000 desempleados más que hace ocho años», denunció.
La celebración del Día de la Comunidad ue aprovechada por algunos colectivos sociales para alzar su voz y recordar sus demandas. La Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Castilla y León fue una de las presentes ayer en Villalar. Demandó más presupuesto para el sistema sanitario autonómico y menos externalizaciones privadas. «No vamos a permitir que los especuladores y los fondos buitres que habitan los trust dueños de la sanidad privada hagan negocio con nuestra salud, la de nuestros pueblos, hijos y mayores», denunciaron los portavoces de la organización durante la lectura del manifiesto. La Plataforma aseguró que «vigilarán y lucharán contra lo que ellos llaman externalizaciones, que no es otra cosa que un eufemismo para evitar llamar a las cosas por su nombre». Otro de los colectivos que se concentraron ante el monolito de homenaje a los comuneros, fue la Coordinadora Autonómica en Defensa del Sistema Público de Pensiones, integrada por varias provincias, y el colectivo de Parados en Movimiento de Valladolid, reclamaron una prestación económica suficiente y condiciones laborales adecuadas para llevar una vida digna.
El representante de Parados en Movimiento de Valladolid, Luis González, se posicionó a favor de conseguir que haya empleo para todos, de jornada completa si es posible, y que se pueda tener un proyecto de vida. «Para ello también se debe tener un sueldo suficiente», expuso.
El portavoz de la Coordinadora Autonómica en Defensa del Sistema Público de Pensiones, Jesús Isabel Martín, expuso que la cantidad que se percibe en el caso de este colectivo «es de las más miserables de este país» y exigió que al menos «sea digna» ya que no se puede seguir estando «a cola de otras autonomías», por lo que reclamó que se cobre como pensión mínima al menos 730 euros. En este sentido, recordó que de las 610.000 pensiones que se pagan en Castilla y León unas 300.000 no llegan a los 600 euros.
Por otra parte, un grupo de trabajadores de Itevelesa (la concesionaria de las estaciones de ITV de la Comunidad) se concentró para exponer a los representantes políticos su situación, que se prolonga desde hace cuatro años. En ese sentido, los consejeros de Empleo y de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo y Pilar del Olmo confiaron en que se alcance un acuerdo con la empresa sobre salario y jornada tras desconvocarse la huelga para sentarse a negociar.
Los conflictos se centran en los salarios, que llevan cuatro años congelados, y las diferencias de horarios entre trabajadores a jornada completa y partida.
También se congregaron en Villalar de los Comuneros los 25 «falsos autónomos» que fueron expulsados de la empresa leonesa Embutidos Rodríguez para exigir que cambie su situación y se produzca su readmisión como personal de plantilla, además de que no se coaccione al resto de compañeros en el apoyo a la reivindicación conjunta con una nueva huelga, según señaló su portavoz, Walter Teixeira.