Pascual reconoce manipulación en las listas de espera

JC Huerta
-

La gerente del Complejo Hospitalario de Ávila, María Antonia Pedraza, le responsabiliza a él en su época de director médico en 2015 y liga el asunto a su cese. La directiva garantiza la transparencia de las estadísticas

Pascual reconoce manipulación en las listas de espera

El procurador de Por Ávila en las Cortes de Castilla y León, José Pedro Pascual, director médico del Complejo Hospitalario de Ávila hasta 2015 y actual coordinador de la Unidad Medicalizada de Emergencias, reconoció ayer la manipulación de las listas de espera en el hospital abulense, a la vez que aseguró que se trataba de una práctica habitual en el resto de los hospitales de la Comunidad. Pascual, durante su intervención en la comparecencia de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, en las Cortes de Castilla y León para exponer las líneas básicas de programa, pidió disculpas por esa manipulación, a la que calificó de «terrorismo sanitario». Además, el procurador de Por Ávila, que reconoció que sus declaraciones suscitarán muchas críticas, pidió a Casado que acabe con esta práctica para que se “deje de engañar a los ciudadanos”
Por su parte, María Antonia Pedraza, gerente del Complejo Hospitalario de Ávila, quiso responder a las declaraciones realizadas por el representante político de Por Ávila en las Cortes regionales durante la presentación de la nueva ‘hoja de ruta’ de la Consejería de Sanidad de Verónica Casado. Pedraza, en declaraciones a Diario de Ávila en la tarde ayer, responsabilizó al propio Pascual de una mala gestión de las listas de espera en su época de director médico del Hospital de Ávila, uno de los motivos por el que propuso su cese el 25 de mayo de 2015, el cual fue materializado por Sanidad de Castilla y León el 4 de septiembre del mismo año. 
María Antonia Pedraza ha explicado que las discrepancias que en materia de listas de espera mantuvo la gerencia con la dirección médica de Pascual tenían que ver, entre otros motivos, con la manera de registrar y vincular las estadísticas de la lista de espera quirúrgica estructural (la que viene marcada por los propios medios con que cuenta el hospital) y de la lista de espera quirúrgica total (la que suma a la anterior, retrasos o bajas sobrevenidas y circunstanciales como por ejemplo una infección previa a intervención, la ausencia temporal de un paciente...). Pedraza explica que hasta ahora solo se hace pública la primera. La clave de una buena gestión es que entre ambas listas no haya apenas diferencia. Que es lo que, subraya Pedraza, ocurre actualmente en el hospital. «Ambas listas están hoy supervisadas por la Consejería, y son congruentes». La gerente garantiza a la ciudadanía «la realidad y transparencia de la estadística» y le pide que confíe en Sacyl.


Las más vistas