Baloncesto, en estado puro

A.S.G.
-

El Óbila Club de Basket y el Club Baloncesto Pizarro organizan este verano el XV Campus Ávila, una actividad que llega tras 14 años en Ocaña y con la vitola de ser uno de los mejores de España

Baloncesto, en estado puro - Foto: David Castro

• La colaboración entre ambos clubes ha hecho posible la celebración de un campus centrado en el baloncesto como núcleo duro de su programa de actividades.

 

Después de 14 años en Ocaña el Campus de Baloncesto del Club Baloncesto Pizarro aterrizará este verano en Ávila. Un campus de baloncesto profesional con proyección nacional que se celebrará en julio en las instalaciones del CUM Carlos Sastre en una experiencia de baloncesto «puro y duro». Así se presentaba la nueva actividad deportiva fruto de la colaboración entre el Óbila Club de Basket y el ClubBaloncesto Pizarro que nace como una primera toma de contacto pero «que si la experiencia es buena y positiva hablaremos de consolidarlo y tratar de arraigarlo en el tiempo».    

Eso será una cuestión a analizar cuando termine el verano.Porque lo más inmediato es que del 1 al 10 de julio los niños de 7 a 18 años –con un cupo de 120 en régimen interno en el López Aranguren– se centrarán en mejorar su nivel de baloncesto. «A diferencia de otros campus multideporte, para nosotros el núcleo duro es el baloncesto» comentaba el propio director del campus y director técnico del CBPizarro, Fernando Jiménez. «Perseguimos dos claros objetivos. Que los niños se lo pasen bien, como no puede ser de otra manera, pero sobre todo que su nivel de baloncesto mejore respecto a su llegada al campus».  Por ello la actividad se organiza en torno a seis horas diarias de baloncesto que se acompañan de otras actividades desarrolladas todas ellas entre las instalaciones del CUMCarlos Sastre y la piscina de la Ciudad Deportiva, si bien no se descarta añadir nuevas sedes en función del número de usuarios, para los que calificó esta actividad como «una oportunidad, ya sean jugadores del propio Óbila como si no, ya que se les está dotando de un campus de los mejores de España».

Un campus del que se quiere poner en valor el carácter profesional en el trabajo que se desarrolla. Tal es así que Fernando Jiménez quiso destacar la importancia de la «convivencia de los técnicos –procedentes entre otros clubes del Real Madrid, Pizarro o Navalcarnero– con los chavales».

Para Rodrigo Martín, presidente del Óbila Club de Basket, el hecho de poder disponer de este campus en Ávila «es una suerte» y un buen anticipo de lo que «queremos que sea la liga provincial», un proyecto de futuro inmediato en el que trabaja el club verderón. Un campus que Mauricio Velayos quiso poner de manifiesto que no viene para «suplir» los campus habituales que el Óbila Club de Basket venía realizando en verano años atrás. «No suple nuestro campus propio.Sin embargo la situación del club en los últimos años, y el trabajo que la nueva directiva venía haciendo para dar viabilidad al proyecto hacen que retomar todo lo que se venía realizando anteriormente fuera complicado.Este campus surge como una oportunidad interesante para nosotros».