Señalados

SPC
-

La afición blanca apunta a Bale, que de nuevo volvió a lesionarse, y a Marcelo tras el empate en Villarreal

Señalados

La pobre imagen del Real Madrid en el Estadio de La Cerámica dejó al equipo ‘tocado’, a un entrenador entre dudas y a varios jugadores señalados. Los ojos de la afición buscan culpables para entender cómo el equipo blanco ha podido ‘tirar’ prácticamente la Liga cuando aún quedan cinco meses de competición. Y dos nombres sobresalen entre el resto: Bale y Marcelo.
El caso del galés es especial, pues ya no estaba en el campo en los peores minutos del conjunto merengue, cuando permitió que el Villarreal se creciera para empatar el partido. Una nueva lesión en el sóleo de la pierna izquierda -que le tendrá dos semanas de baja)- le dejó fuera del choque.
Llamado a liderar a la escuadra capitalina tras la marcha de Cristiano Ronaldo, el ‘Expreso de Cardiff’ solo ha cumplido con ese papel en las semifinales del Mundial de Clubes, cuando anotó los tres goles blancos ante el débil Kashima. El resto de la temporada apenas ha sido determinante, condicionado de nuevo por su extrema fragilidad. Bale suma ya 22 lesiones desde que viste de blanco que le han impedido formar parte del equipo en 84 partidos. De hecho, el británico está tan preocupado por sus continuas dolencias que en algún choque ha pedido el cambio de manera preventiva al sentir un simple pinchazo.
Debilidad defensiva. El otro futbolista señalado es Marcelo. Cada entrenador del rival que se mide al combinado merengue busca con su jugador más rápido la banda del brasileño. Todos ven el punto de mayor debilidad de la escuadra de Solari en su lateral izquierdo. 
El de Río de Janeiro regresó aún peor de lo que se fue de vacaciones. Ante el Villarreal sufrió lo indecible ante la explosividad del joven Samu Chukweze y estuvo involucrado en los dos tantos que recibió Thibaut Courtois. 
A lo largo de la temporada, su influencia en el juego se ha rebajado, defensivamente muestra carencias que obligan a continuas coberturas de sus compañeros y ha perdido fuerza en la faceta ofensiva donde siempre desequilibraba. Vive su momento más bajo en el Madrid.