Un cierre acrobático

E.C.B
-

Artescena cerró el telón de su XIII edición este domingo con espectáculos de música y marionetas y artes circenses cargados de teatralidad y simbolismo en las principales plazas de la ciudad

Un cierre acrobático

Con dos espectáculos de altura, protagonizados por Sweet Chilly company y Uparte, se cerró este domingo la XIII edición del Festival Internacional de Nuevos Lenguajes Escénicos de Ávila ‘Artescena’, que desde el viernes reunió en diferentes espacios singulares de la ciudad a algunas de las mejores compañías del momento con propuestas que mezclaban la acrobacia y la teatralidad, cargadas de mensaje, reflexión y simbolismo sobre la sociedad actual y el paso del tiempo.
 Como ya ocurriera el sábado, las citas de este domingo comenzaron en el Episcopio con la obra ‘Nocturno’ de la compañía Café de las Artes, que en diferentes pases reducidos en cuanto a espectadores ofreció su particular visión sobre la vida y la velocidad a la que se mueve el mundo a través de las tecnologías, mezclando lo poético, lo musical y lo sensorial.
Al mismo tiempo, en la plaza de la Diputación de Ávila entraba en escena Anónima Teatro, de Francia, con su espectáculo de música y títeres Muppets Rapsody. Un estreno en España que con formato de baile de salón puso en escena a un dúo de intérpretes junto a su asistente, que fueron desgranando diferentes piezas musicales entre las que figuraban géneros tan dispares como los madrigales barrocos, hard rock o poemas dadaístas. Como la propia compañía indicaba, un viaje teatral de marionetas y músicas que experimentaba con el play-back con ciertas dosis de locura y buen humor.
Pero restaban todavía los dos platos fuertes de esta última jornada en las dos plazas más emblemáticas de la ciudad, el Mercado Chico y la plaza de Santa Teresa. En la primera, con gran afluencia de público al igual que en la práctica totalidad de los espectáculos de este año, Sweet Chilly Company unió en su propuesta, ‘The risk party’, la espectacularidad del trapecio y el mástil chino.
Un espectáculo de gran altura en el que sus protagonistas se descolgaban por las cuerdas y hierros hacia el vacío monumental de la escabrosidad del propio pensamiento, con movimientos y torsiones casi imposibles del cuerpo que mantenían en vilo a los espectadores, grandes y pequeños.  
Y ya cuando comenzaba a anochecer en la ciudad, la plaza de Santa Teresa se llenaba de ambiente circense para acoger el espectáculo ‘Todo encaja’ de la compañía de teatro murciana UpArte. Se trataba de una obra muy visual en la que destacaron las acrobacias circenses con un ritmo muy vivo que hacía que el público tuviera que estar muy atento para no perderse ni un solo detalle.
Así, los espectadores pudieron disfrutar durante unos 40 minutos de saltos de banquina, vuelos y torres humanas, con mucho juego entre los distintos elementos y mucha confianza entre los seis acróbatas que participaron en esta creación escénica.