Un entorno más atractivo para el Castillo

E.Carretero
-

Tras adquirir a principios de año el Ayuntamiento de Arenas las dos últimas parcelas anexionadas a la fortaleza ahora han comenzado las obras de mejora de las inmediaciones de este inmueble levantado en el siglo XV

Un entorno más atractivo para el Castillo

El Castillo del Condestable Dávalos es uno de los emblemas de Arenas de San Pedro y también uno de sus principales atractivos turísticos. Tras las actuaciones realizadas en los últimos años por el Ayuntamiento de Arenas dirigidas a la conservación de esta fortificación en los últimos tiempos los esfuerzos del Consistorio arenense se han centrado en mejorar el entorno de del también conocido como castillo de La Triste Condesa. Con este objetivo el Consistorio arenense adquirió a principios de este año las dos últimas parcelas de carácter privado que quedaban anexas a los muros de la fortaleza, para lo que invirtió en total 32.000 euros. Ahora, y tras unos meses de parón obligado por el estado de alarma, la concejalía de Urbanismo, Obras y Servicios del Ayuntamiento de Arenas de San Pedro ha iniciado las obras de adecuación del entorno del castillo del Condestable Dávalos.
Con estas adquisiciones, destacan desde el Consistorio de Arenas de San Pedro, el castillo arenense queda totalmente libre en todo su contorno de edificaciones y parcelas privadas, que desvirtuaban el aspecto original del mismo, «cumpliendo así con un compromiso histórico con nuestros vecinos».
De hecho, las obras para adecuar las inmediaciones del castillo han comenzado esta misma semana con una intervención urbanística que se suma a la proyectada en la calle Travesía el Castillo y la Plazoleta Diego Hurtado de Mendoza y que, desde el equipo de gobierno apuntan, «va a cambiar por completo el entorno de nuestro monumento más simbólico».
Las intervenciones previstas en las inmediaciones del Castillo del Condestable Dávalos incluyen el desmonte de una casa levantada en una de las parcelas adquiridas a principios de año por el Ayuntamiento, proseguir con el empedrado de la nueva plaza creada el año pasado bajo el nombre de Diego Hurtado de Mendoza, la construcción de una escalinata monumental de piedra para salvar el desnivel  y la eliminación mediante la técnica de chorro de arena de los restos de cal que están impregnados en la piedra granítica original del castillo, así como de los restos de tejas de las anteriores viviendas adosadas a los muros que aún no se han eliminado. Además, el proyecto contempla también modificar el sistema eléctrico, eliminando el cableado y las farolas anexas a la fachada del castillo, así como suprimir los cables aéreos situados en varios tramos entre fachadas de viviendas particulares y el monumento. Así mismo, se sustituirán todas las farolas existentes en la Travesía del Castillo por otras de estilo ‘fernandino’ y en sintonía con la estética del entorno.
Además, en una segunda intervención, se realizará la iluminación monumental en los lienzos sur y oeste, al igual que en las otras fachadas ya iluminadas. De este modo, estará iluminado todo el patrimonio monumental arenense.