El paralelismo de la mujer en la Policía y la Constititución

P.R.
-

La secretaria de Estado de Seguridad preside en Ávila la jura de cargos de la XXX Promoción de inspectores de la Policía Nacional

La secretaria de Estado de Estado de Seguridad, Ana Botella Gómez, ha recordado hoy los 40 años que se cumplen de la incorporación de la mujer a la Policía Nacional, una efeméride, que “va en paralelo” con el desarrollo y progreso de la Constitución Española y coincide también en el tiempo. La secretaria de Estado de Seguridad ha presidido esta mañana el acto de la jura de cargos de 224 nuevos inspectores de la Policía Nacional, integrantes de la XXX Promoción. Estos 224 inspectores -187 hombres y 37 mujeres- que componen esta nueva promoción comenzarán a prestar servicio de forma inmediata en sus destinos de toda España.

El acto contó con la presencia también del director general de la Policía, Francisco Pardo, así como de las primeras autoridades de la provincia de Ávila como el alcalde de la ciudad, José Luis Rivas; el subdelegado del Gobierno en Ávila, Arturo Barral; el delegado territorial, José Francisco Hernández Herrero o el presidente de la Diputación Jesús Manuel Sánchez Cabrera.

También se encontraban presentes por primera vez en una jura de cargos los integrantes de la Junta de Gobierno de la Policía, con los comisarios principales José Ángel González Jiménez, director adjunto operativo, Pilar Allué Blasco, subdirectora general de recursos humanos y Formación y José García Molina, jefe de la División de Formación, entre otros cargos policiales. Precisamente conviene mencionar a Pilar Allué al hilo de las declaraciones de la secretaria de estado de Seguridad sobre la mujer en la policía, pues ella se ha convertido en seña de identidad de la mujer dentro de la Policía Nacional. Perteneció a la primera promoción de mujeres que accedió a la Policía y ha ido abriendo camino a la mujer dentro de este cuerpo policial: la primera mujer en convertirse en inspectora jefe, comisaria y comisaria principal y la primera mujer también en formar parte de la Junta de Gobierno Policial.

La secretaria de Estado de Seguridad invitó a los nuevos inspectores a dar un paso adelante, porque la escala a la que se van integrar es “clave! para el funcionamiento interno de la Policía Nacional y aconsejó a los nuevos mandos a ser “cercanos y flexibles” con las personas a las que van a dirigir y a quienes se les encomienda una encomiable tarea, proporcionar seguridad a los ciudadanos y garantizar el ejercicio de sus derechos y libertades, una misión para la que invitó a los nuevos inspectores a actuar con “prudencia, humanidad y mesura”, y que entran a formar parte en la institución que más se parece a la sociedad, “moderna, profesional dinámica y con un gran prestigio internacional”.

Por su parte, el director de la escuela Nacional de Policía, el comisario principal José Luis Tejedor, pronunció la última lección del curso. En la misma invitó a los nuevos inspectores, el primer nivel en la escala de mando dentro de la Policía, a continuar con la actualización y la formación continua. “Nuestra profesión nos obliga a actualizarnos y dar un paso adelante”. A la vez invitó a seguir de cerca las cualidades que implican una profesión como esta, unas cualidades que, por otra parte, han sido remarcadas en su periodo de formación en esta Escuela. Cualidades como el compromiso de servicio, la integridad, la lealtad, la empatía y la competencia profesional.

Como es tradición en este tipo de actos le fue entregada una placa al inspector Pablo Negredo, por su esfuerzo y dedicación y por su excelencia en la formación.

 

El paralelismo de la mujer en la Policía y la Constititución Ricardo Munoz Martin (Spain)
El paralelismo de la mujer en la Policía y la Constititución - Foto: Ricardo Munoz Martin (Spain)