El momento de afinar

B.M
-

La Orquesta Sinfónica de Ávila está inmersa en los ensayos para el concierto de Navidad que ofrecerá este lunes en el Lienzo Norte. En él se presentará un repertorio «exigente» pero también pensando en un «público familiar»

El momento de afinar - Foto: David Castro

Abrigos y estuches de instrumentos donde el lunes estará el público. Músicos sobre el escenario tocando. Una batuta que dirige, para y anima. Así se están viviendo estos días los ensayos de la Orquesta Sinfónica de Ávila que se prepara para el concierto de Navidad que ofrecerá el próximo lunes en el Lienzo Norte a partir de las 20,30 horas y que ya tiene las entradas a la venta en la taquilla de este palacio de congresos y exposiciones.
Pero para llegar a ese momento la preparación es imprescindible y así se vivió esté sábado por la mañana bajo la dirección de José Luis López Antón, que iba dando las indicaciones pertinentes a los músicos mientras pedía «una vez más» o indicaba al encargado del solo de trompeta en ‘Un americano en París’, que disfrutara de su momento.
En realidad será el momento de todos los músicos, de los cerca de 80 que se subirán al escenario para este concierto y que ahora se afanan en que toda la interpretación esté perfectamente ‘afinada’. Para ello, según explica el propio director, se está siguiendo la dinámica habitual en la Orquesta Sinfónica, que es ir «de lo pequeño a lo grande», de forma que se comienza con ensayos parciales por cada una de las secciones con la colaboración de los diversos jefes de sección. En el comienzo se hace una primera lectura con el director asistente, Eduardo Gallego, pero ya el sábado López Antón coge la batuta de la Sinfónica, la que define como una «orquesta joven en funcionamiento» para la que se ha preparado un programa «exigente», y pensado para un «público familiar», porque no renuncian a «asumir retos». Retos que llegan con obras como ese americano en París, «muy compleja» y que recrea un París de los años 20, pero también con la selección de villancicos, el intermedio de Goyescas de Granados o la incursión a la música de Falla con piezas que seguro el público conocerá.
Pero para llegar a tocar esas obras la orquesta tiene que hacer sobre todo un trabajo para adaptarse y acoplarse, para respirar de la misma manera, para atacar de la misma forma y, en definitiva, trabajar en la forma de entender la música. Y precisamente para eso están los ensayos.