Mañueco llama a la unidad sin «titubeos» para el pacto

S. Gonzalez
-

El socialista Luis Tudanca avisa al presidente de la Junta que el principal grupo de la oposición será responsable, pero no «corresponsable» de sus «desmanes»

Mañueco llama a la unidad sin «titubeos» para el pacto

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, insistió ayer en su línea de buscar el acuerdo para superar la crisis social y económica derivada de la pandemia. Por ello, invitó a todos los grupos de la oposición a «no tener reservas mentales ni titubeos ideológicos» y suscribir ya el pacto por la reconstrucción. «Es la hora de sumar de verdad y todos nos debemos unir», indicó, una invitación que encontró la mano tendida de los socialistas, aunque su portavoz, Luis Tudanca, avisó que seguirán siendo responsables, pero «no corresponsables de sus desmanes». El portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández (Podemos), fue más duro con el Gobierno autonómico, a quien acusó de «conjugar el verbo ocultar», a pesar de lo cual también apostó por «construir».
En la sesión de control al Gobierno autonómico, en el primer pleno ordinario y con el formato habitual tras la paralización de las Cortes provocada por el estado de alarma, Mañueco respondió a ambos portavoces que ya existen las «bases» del acuerdo, por lo que instó a suscribirlo «ya» para estar a «la altura de las expectativas» puestas por los ciudadanos.
El presidente, que respondió la pregunta del portavoz socialista sobre la gestión de la Junta durante la crisis, consideró que las instituciones y los ciudadanos «han estado y están a la altura» durante el «mayor desastre de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial.
«Nos hemos volcado en la lucha contra la pandemia, nos hemos dejado la piel luchando contra este virus. Hemos priorizado la vida de la gente y la salud de la sociedad porque desde la Junta tenemos un compromiso ético, claro y rotundo con la vida», mantuvo.
Esta llamada a la unidad «desde la moderación y el diálogo» la reiteró al portavoz del Grupo Mixto, quien acusó a Mañueco de mentir tras esperar un mes la respuesta de la Junta a sus propuestas para el pacto. «Ser presidente le viene muy grande», dijo Pablo Fernández quien le consideró «nefasto» y puso en evidencia su «ceguera política», que consideró «irreversible».
Regalo «envenenado»

Luis Tudanca repasó en su intervención los últimos 15 días en los que ha habido una crisis de gobierno, una investigación de la fiscalía por no trasladar a mayores de las residencias a los hospitales, mociones de censura en Guardo (Palencia) y Peñafiel (Valladolid), el cierre de consultorios locales y una querella contra el vicepresidente, Francisco Igea.
El dirigente socialista se refirió al «regalo envenenado» de traspasar la Agenda para la Población a la Consejería de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior. Y lamentó que no haya llegado «ni un solo euro» a los ciudadanos de las ayudas autonómicas, así como que la Junta se haya dedicado a criticar al Gobierno para «tapar su incompetencia». En su opinión la oposición hace más por los ciudadanos y la estabilidad que la Junta.
Mañueco pidió convertir en un «ejemplo» a Castilla y León para toda España y le solicitó a Tudanca que no lo estropee al final. «Su postura ha sido razonable, igual que la de la Junta con el Gobierno», dijo.
La Junta, precisó, tiene un gobierno cohesionado, una mayoría sólida en las Cortes, pero aseguró que quiere buscar un acuerdo mucho más amplio.
Finalmente, Pablo Fernández recordó que apoyaron el decreto de medidas frente a la pandemia a pesar de ser «pírrico» y recordó que han tendido la mano para lograr un acuerdo de reconstrucción, pese al «estruendoso silencio» de la Junta.