Más infracciones penales, pero con menos robos y hurtos

B.M
-

Los datos de criminalidad en la provincia indican que durante este año no se han producido ningún homicidio ni asesinato

Más infracciones penales, pero con menos robos y hurtos

Los datos de criminalidad publicados por el Ministerio del Interior indican que entre enero y septiembre se produjeron en la provincia de Ávila 3.842 infracciones penales, lo que supone un incremento de un seis por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, cuando fueron 3.625.
Distribuidos estos delitos por su tipología penal se ve que, de forma general, hay descenso en los robos con fuerza, hurtos o sustracciones de vehículos, mientras que aumentan los delitos contra la libertad e indemnidad sexual o los de tráfico de drogas.
Precisamente los hurtos se sitúan entre los delitos más habituales y así se ve que en los primeros nueve meses del año se han registrado 577 de estos sucesos, lo que supone un descenso que alcanza un 8,4 por ciento (fueron 630 entre enero y septiembre de 2018).
En una misma línea se sitúan los robos con violencia e intimidación, donde el descenso fue aún más acusado y bajaron a más de la mitad, quedándose en 16. En el caso de los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones, se contabilizan 282 de estas infracciones penales, tras un descenso de un 13,5 por ciento respecto al año pasado. En este apartado destacan los delitos de robos con fuerza en domicilios, que alcanzaron 216 tras una bajada de un 17,6 por ciento.
Dentro de los delitos que están descendiendo este año también hay que situar las sustracciones de vehículos. Fueron 23 los coches robados en los primeros nueve meses de este año por los 26 del mismo periodo del año anterior.
También descienden los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria en un 17,4 por ciento y se da la circunstancia de que en los nueve primeros meses del año no se ha registrado ningún homicidio ni asesinato, ni consumado ni en grado de tentativa, aunque hay que tener en cuenta que son delitos muy poco habituales (en 2018 fueron dos se los primeros nueve meses). Sí que contabiliza un caso de secuestro.
La otra cara de la moneda se encuentra en los delitos contra la libertad e indemnidad sexual que pasaron de 20 entre enero y septiembre de 2018 a los 35 de este año, es decir, un 75 por ciento más. Bien es cierto que no hubo ningún caso de agresión sexual con penetración y el pasado año se registraron cuatro.
Aumentan también los casos de tráfico de drogas hasta llegar a los 34 (un 17,2 por ciento más) mientras que el resto de infracciones penales se incrementan prácticamente un 13 por ciento hasta 3.842.