Los exjugadores mantienen su inocencia y piden "justicia"

SPC
-

Los tres acusados del caso, que ayer quedó visto para sentencia, pidieron justicia ante «denuncias falsas» en su turno de derecho a la última palabra

Los tres acusados, Raúl Calvo (2d), Víctor Rodríguez (i), y Carlos Cuadrado (2i), acompañados por los abogados. - Foto: Ical

Los exjugadores de la Arandina C.F. mantienen su inocencia y piden justicia ante «denuncias falsas». Así lo manifestaron ayer ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Burgos en su turno de derecho a la última palabra. Los tres futbolistas atendieron a su salida de la Audiencia Provincial de Burgos a los medios de comunicación, visiblemente emocionados y nerviosos.
Uno de ellos, Carlos Cuadrado ‘Lucho’, declaró que en el turno de su última palabra dejó claro que «estos dos años y tres meses que permanecimos en prisión han sido un infierno para nosotros» y añadió que «lo único que pedimos, igual que pedimos justicia para la gente que es culpable, también pedimos justicia para la gente que es inocente, en este caso, que somos nosotros». «El jurado y el tribunal decidirá lo que decidirá pero nosotros nos mantenemos en nuestra inocencia y que espero que la gente se dé cuenta que hay que apoyar también, en este caso, denuncias falsas», apuntó.
Otro de los futbolistas, Víctor Rodríguez ‘Viti’ reconoció «tener miedo». «Es una sensación muy rara», precisó, al tiempo que confió en que «se solucione» porque, dijo, «no tiene sentido». «Por más que lo pienso no le veo sentido a la denuncia. No sé… el cúmulo de mentiras, es un despropósito no lo entiendo, no lo entiendo», manifestó. Asimismo, subrayó que está «tranquilo» porque, según aseveró: «Yo sé lo que he hecho. Yo soy inocente. Yo no he hecho daño a nadie, igual que ellos, esto es increíble». El tercero de los exjugadores del club blanquiazul, Raúl Calvo, recordó que ante la Sala de la Audiencia Provincial dijo: «He dicho que soy inocente y que se haga justicia».
La acusación particular ejercida por la letrado Patricia Ortiz señaló que está «deseando que salga la sentencia lo antes posible». Al término del mediático juicio subrayó que la prueba de madurez de la menor denunciante es «muy importante entre otras muchas pruebas». «Salimos satisfechos, deseando que salga la sentencia cuando antes para que la niña esté lo más tranquila posible cuanto antes», dijo.
Por su parte, el abogado de la acusación popular ejercida por la asociación Clara Campoamor, Luis Antonio Calvo, sostuvo que los jugadores han dicho ante el tribunal que «son inocentes y que les han arruinado la vida». En esta línea, reiteró que la «inactividad» de los móviles en el periodo de la supuesta agresión es «un elemento fundamental que ratifica lo declarado por la víctima». «Los informes de la policía científica nos dice que los cuatro teléfonos estuvieron paralizados», incidió. En su opinión, «eso significa que pasó algo», sobre todo, dijo, «si se tiene en cuenta que en los «periodos posterior y anterior» están «continuamente» con el móvil.
Visto para sentencia

El juicio del denominado ‘caso Arandina’ quedó visto para sentencia. La jornada de ayer fue la sexta y última sesión del juicio. La familia de la menor pide 44 años de prisión para los tres acusados, por los mismos delitos, e igual indemnización. Y la acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor solicita 43 años y ocho meses para los tres, con mismos delitos. Calvo señaló que la acusación popular mantiene la misma petición que en el escrito provisional porque está «convencido» de que «son culpables de los hechos denunciados».