Ávila entrará en estado de emergencia por falta de agua

L.C.S
-

La Junta de Gobierno Local adoptará esta medida tras su reunión de este jueves, lo que llevará aparejadas una serie de medidas para aumentar el control del gasto hidríco en la capital

Ávila entrará en estado de emergencia por falta de agua

La ciudad de Ávila entrará este jueves en fase de «estado de emergencia» por  la falta de agua, lo que llevará aparejado la puesta en marcha de nuevas medidas desde el Ayuntamiento de Ávila para aumentar el control de gasto hídrico en la capital abulense.
Así lo anunció este miércoles el alcalde, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, quien informó que será la Junta de Gobierno Local en su reunión de este jueves la que decida esta declaración de estado de emergencia, «un paso a mayores  muy importante que no nos gusta tener que tomar, pero somos responsables y como autoridades debemos de velar por lo mejor de los abulenses», comentó Sánchez Cabrera.
Con los pantanos al 44,3 por ciento de su capacidad descendiendo a una media de dos puntos por semana y, una previsión meteorológica de falta de lluvias, el informe que los servicios técnicos han elevado ante el equipo de gobierno del Ayuntamiento sobre la situación de los recursos hídricos en la ciudad es de que «estamos ante una situación extrema», indicó  Sánchez Cabrera, que ante esta situación «muy preocupante», volvió a hacer «un llamamiento a la responsabilidad de los abulenses para que hagan un uso responsable y medido del agua» ya que «desde los técnicos municipales se nos traslada que la situación es extrema», abundaba en que no todas las reservas actuales de agua son «efectivas porque hay una parte importante de porcentaje, que están calculando los técnicos, de agua que no se va a poder disponer porque la parte de abajo de los embalses  no tiene calidad suficiente para ser apta para el consumo humano». Algunas fuentes calculan que en alguno de los tres pantanos que abastecen a la ciudad, Becerril, Serones y Fuentes Claras, por debajo del 30 por ciento de su capacidad ese agua ya no serviría.
Sánchez Cabrera confirmó de nuevo que «vamos a seguir trabajando para concienciar a todos los abulenses de este grave problema que tenemos» avisando de que «esta declaración de situación de emergencia trae aparejadas nuevas medidas como la de volver a llamar a la prudencia a todos los abulenses en cuanto al consumo», además de «poner encima de la mesa otras acciones que se detallarán tras la Junta de Gobierno, pero que seguirán trabajando en la misma dirección en la que desde el 6 de junio viene trabajando este Ayuntamiento, que es en intentar reducir el consumo de agua en la ciudad».
trabajo conjunto. El alcalde de Ávila, tras la reunión mantenida en la Subdelegación entre Ayuntamiento, la empresa pública Acuaes y la Junta de Castilla y León, quiso destacar que «desde el Ayuntamiento de Ávila, la Junta de Castilla yLeón y el Gobierno central estamos trabajando en la misma dirección para intentar buscar una solución que nunca sabremos si será definitiva para el problema del agua, pero sí que esperamos que  con esta conexión con las Cogotas podamos tener garantizado en años de sequía el agua óptimo y necesario para todos los abulenses».