Sale a subasta el edificio de la Cámara de Comercio de Ávila

B.M
-

El juzgado de lo Social acordó esta acción para el pago de deudas pendientes a los trabajadores, más de 400.000 euros

Sale a subasta el edificio de la Cámara de Comercio de Ávila - Foto: David Castro

Sale a subasta, con un valor de algo más de dos millones de euros, el edificio de la Cámara de Comercio en Ávila. Se llega a esta situación tras una decisión judicial, del juzgado de lo Social, que lleva a esta subasta por vía de apremio del bien. En este caso se trata la Casa-Palacio del Regidor Navarro, sede de la Cámara Oficial de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Ávila.
El inmueble está situado en la calle Eduardo Marquina número 4  y consta de planta baja y principal, con varias habitaciones y dependencias, patio central, cebadero y otros dos patios.
El hecho de que ahora se produzca una subasta es el fruto de la deuda que había con los trabajadores y que supera los 400.000 euros. Con la consiguiente reclamación se ha llegado a esta venta por subasta para poder sufragar esta cuantía.
No es la primera vez que se tiene que vivir esta situación puesto que el mismo edificio salió a subasta con anterioridad, entonces por una deuda con la Seguridad Social. En aquel momento se pudo parar todo el trámite porque el importe pendiente, de unos 38.000 euros, sí que era asumible. Ahora la situación es distinta.
No poder afrontar el pago lleva a que se convocara esta subasta, para la que por el momento no consta que haya pujas. Mientras, desde el Consejo Regional de  Cámaras de Comercio se indica que van a esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos, una vez que ya desde la Junta de Castilla y León se indicó que no se podía comprar desde una administración pública un edificio que tiene cargas, como es el caso. Sin embargo, existe otra opción, y es que la Junta de Castilla yLeón tiene derecho de retracto, después de la subasta, dado que se trata de un inmueble declarado de Interés Cultural.
En todo caso se trata, indican, de un proceso más complicado burocráticamente al que se llega porque «los trabajadores tienen que cobrar». A pesar de ello, este pago no sería el fin de las deudas que, según se informó en su momento, se acercarían a los 600.000 euros teniendo en cuenta, además de la parte de los trabajadores, pagos pendientes, por ejemplo con el Ayuntamiento de Ávila, a quien se le adeuda el IBI de años atrás, así como con otros proveedores.
Esto supondría que, de venderse el edificio en la subasta y teniendo en cuenta que el valor del edificio supera las deudas, tras el pago a los trabajadores llegaría el del resto de deudores y se estaría en disposición de intentar dar viabilidad a la Cámara de Comercio, aunque fuera en una sede diferente. 
Eso sí, es una posibilidad para después de una subasta que podría quedar desierta.
Hay que recordar que la sede de la Cámara de Comercio de Ávila no tiene ninguna actividad después de la dimisión del su último presidente, así como los miembros del Comité Ejecutivo y del resto de integrantes del Pleno, «por motivos personales» en diciembre de 2018. La dimisión llegó después de que la mayoría del personal de la institución hubiese rescindido su contrato ante los supuestos impagos que venían sufriendo. Se encomendó a una junta gestora, pero finalmente quedó en manos del Consejo de Cámaras, institución que ha estado dando servicio a viveristas, empresas exportadoras o con certificados de transporte, aunque no ha afrontado trabajos para proyectos.