Normas urbanísticas "modernas" para todo el territorio

SPC
-
El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y la presidenta de la diputación, Mayte Martín Pozo, firman un convenio para la elaboración de las normas urbanísticas territoriales. - Foto: JL Leal (Ical)

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente firma con la Diputación de Zamora un convenio para la elaboración de normas urbanísticas territoriales

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, afirmó hoy que Castilla y León tendrá “todo su territorio amparado con normas urbanísticas modernas, eficaces y preparadas para el futuro”, situación en la que se encuentran “pocas” comunidades autónomas.

Suárez-Quiñones recordó que la Junta de Castilla y León apostó durante esta legislatura por “dar seguridad” en el ámbito urbanístico. “Aunque puede sonar muy administrativo, tiene unas consecuencias muy relevantes en el día a día de los ciudadanos, las empresas y las administraciones”, señaló en declaraciones recogidas por Ical. “Así, acometimos en 2016 la reforma del Reglamento de Urbanismo de Castilla y León, una nueva instrucción de ayuda en los informes previos a cualquier aprobación de una norma urbanística, hemos hecho un proceso de desclasificación de suelo y ayudamos a los municipios más pequeños en materia de planeamiento urbanístico”, enumeró.

En este sentido, el consejero recalcó que el hecho de que un municipio pequeño, de menos de 500 habitantes, no cuente con unas “normas urbanísticas modernas” de planeamiento general “impide” el asentamiento de empresas porque, “al final, para cualquier tipo de licencia tiene que haber una confrontación” con el cumplimiento de la normativa. “Si no la cumplen, no se puede dar luz a esa actividad económica y no estamos en Castilla y León ni en el medio rural para perder oportunidades de actividad económica”, aseguró.

Juan Carlos Suárez-Quiñones hizo estas declaraciones en la Institución provincial zamorana, antes de firmar con la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín, un convenio de colaboración en virtud del cual se actualizará el planeamiento urbanístico de municipios zamoranos con menos de 500 habitantes.

De los 248 municipios de la provincia de Zamora, estas normas afectarán a 160, en los que viven unas 33.000 habitantes. “Es solo el 22,1 por ciento de la población pero representa una parte importante de su territorio, el 57 por ciento, y son los pequeños municipios los que más ayuda necesitan y en los que hay más peligro de despoblación y desafío demográfico”, rubricó el consejero.

Suárez-Quiñones, quien calificó a las diputaciones provinciales de “socios leales de primera categoría para la defensa de lo rural”, expuso que se trataba de dotar a todos los municipios pequeños de esas normas. “Que tuvieran un instrumento de futuro y seguridad jurídica. Es actuar contra la despoblación. Nos pusimos en marcha y hemos ido firmando convenios con las diputaciones para hacer un trabajo que esos municipios no pueden hacer porque no tiene capacidad técnica ni económica para ello”, indicó. “Ponemos dinero en una cesta, 100.000 euros la Diputación y 100.000, la Junta y elaboraremos en un plazo razonable unas normas urbanísticas territoriales”, anotó.

Por lo que se refiere a Castilla y León, que tiene 2.248 municipios, más de la mitad, 1.268, carecen de planeamiento general. En esos municipios, que suponen el 43 por ciento de la superficie de la Comunidad autónoma, vive el 8,3 por ciento de la población castellana y leonesa.

Séptimo convenio

El acuerdo suscrito hoy es el séptimo, tras los firmados con las diputaciones de Valladolid, León, Soria, Burgos, Ávila y Salamanca. Se creará una comisión mixta paritaria para la supervisión de las acciones establecidas en el convenio, cuya vigencia está prevista, inicialmente, hasta el 31 de diciembre de 2020, con una posible prórroga máxima de cuatro años.

“Es un paso muy importante para toda la provincia y todas las personas que quieran desarrollar su actividad en el medio rural. En los municipios donde no tenían un instrumento de planeamiento propio se aplicaban las normas subsidiarias provinciales, de 1998”, comentó la presidenta de la Diputación de Zamora, Mayte Martín, quien agradeció al consejero la colaboración prestada para “favorecer el emprendimiento” en el medio rural. “Las circunstancias cambian y eso se tiene que reflejar en unas nuevas normas. Se trata de cubrir las necesidades que se han detectado y que muchas veces no dependen de la interpretación de los técnicos, sino que esté perfectamente regulada”, concluyó.