La Junta hará un estudio de seroprevalencia a funcionarios

SPC
-

Ángel Ibáñez asegura que ya están informando a los funcionarios del plan de desescalada para su incorporación «progresiva» y con «seguridad»

La Junta hará un estudio de seroprevalencia a funcionarios

La Junta de Castilla y León realizará un estudio de seroprevalencia a sus empleados públicos con el objetivo de garantizar un retorno seguro a la actividad presencial en la Administración autonómica de la Comunidad tras la crisis de la covid-19. El consejero de la Presidencia de Castilla y León, Ángel Ibáñez, anunció ayer que el estudio será voluntario y se iniciará con los profesionales que han tenido un contacto directo con el virus. Un plan que enmarcó en el avnce del proceso de desescalada dentro de la Administración autonómica, para lo que ya se ha comenzado a informar a los funcionarios de este proceso.
Así lo lo detalló el consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, que compareció en rueda de prensa junto a la titular de Sanidad, Verónica Casado, que donde dieron cuenta de la evolución de la pandemia del coronavirus en la Comunidad. Durante su intervención, el consejero autonómico aseguró que ya se está informando a los empleados públicos de los planes de desescalada para su incorporación «progresiva» y con garantías de protección y seguridad, por lo que la Junta realizará un estudio de seroprevalencia entre los funcionarios que se someterán a este estudio de manera voluntaria, informa Europa Press.
Por ello, el consejero de la Presidencia quiso lanzar un mensaje a todos los empleados públicos «para que se sientan protegidos en su retorno a sus puestos de trabajo presenciales» y precisió que este estudio se articulará con los servicios de prevención y los técnicos de cada Consejería.
Participación voluntaria

Ibáñez dejó claro que la participación será voluntaria y el estudio comenzará con aquellos empleados que han estado más vinculados con el coronavirus como son los trabajadores del Servicio de Emergencias 112, los agentes medioambientales y los profesionales de los servicios sociales.
Posteriormente se continuará con aquellos empleados que se vayan incorporando, como son los docentes o las personas que trabajan en atención al público para seguir con todos los funcionarios. «Con esta medida se pretende proteger no sólo la salud de los empleados públicos sino de todos los ciudadanos de la Comunidad», subrayó el consejero de la Presidencia. El objetivo, dijo, es que los empleados públicos se sientan protegidos en la vuelta progresiva a su puesto de trabajo, ya que en este momento de estado de alarma existen unas restricciones y está habilitado el teletrabajo para unos 9.000 funcionarios.