El asesino de Mónica Berlanas vuelve al banquillo el día 30

Mayte Rodríguez
-

Se le acusa de encargar desde prisión la muerte del que fuera su suegro y del que él consideraba pareja de su exmujer, por lo que la Fiscalía pide 5 años de cárcel por un delito de proposición de homicidio que la acusación particular eleva a 7 años

El asesino de Mónica Berlanas vuelve al banquillo el día 30 - Foto: Belén González


Al poco de entrar en prisión tras asesinar a la que había sido su esposa y madre de sus dos hijas en Arévalo en el mes de octubre de 2016, Jonatan de la Fuente González habría propuesto a un preso que conoció en la cárcel de Segovia acabar con la vida tanto del padre como del que él consideraba el compañero sentimental de Mónica Berlanas Martín el día en que él mismo la mató con un arma blanca, en el domicilio familiar y en presencia de una de las niñas. Será juzgado por ello el próximo 30 de junio en la Audiencia Provincial de Segovia, fecha en la que está previsto que se produzca la apertura de juicio oral, en cuyo banquillo de los acusados estarán tanto él como el interno al que presuntamente encargó los asesinatos, tal como figura en el escrito de acusación.
La Fiscalía acusa a Jonatan de la Fuente de un delito de proposición de homicidio y pide para él una pena de cinco años de prisión, así como indemnizar con 1.500 euros a cada una de las dos personas contra cuya vida pretendía atentar sirviéndose de otro preso, al que por cierto se le atribuye un delito de extorsión por el que la Fiscalía reclama una pena de tres años de cárcel y que también será juzgado a partir del día 30.
No obstante, la familia de Mónica Berlanas, que ejerce la acusación particular, considera que debido a la detallada planificación que hay detrás de los hechos por parte del acusado éste es responsable de un delito de proposición de asesinato, por lo que su abogado solicitará siete años de prisión para Jonatan de la Fuente, cuyos tratos con el otro preso salieron a la luz cuando las notas escritas que ambos se enviaban «llegaron a manos de la terapeuta ocupacional del centro penitenciario el 1 de diciembre de 2016».
Las conclusiones provisionales a las que llega la Fiscalía y que figuran en el escrito de acusación revelan que los dos acusados coincidieron en la enfermería del centro penitenciario de Segovia entre el 8 de octubre y el 29 de noviembre de 2016, uno en calidad de preso preventivo por un supuesto homicidio en violencia de género -por el que finalmente fue condenado- y  el otro, que ya cumplía pena, se encontraba allí en aplicación del protocolo de prevención de suicidios. Durante el tiempo que coincidieron en ese lugar de la cárcel, Jonatan de la Fuente «escribió tres notas manuscritas dirigidas al acusado», en una de las cuales le proponía acabar con la vida del que fuera su suegro y también del que él consideraba la pareja de Mónica cuando la asesinó, aunque la familia de ella siempre ha mantenido que a ambos solo les unía la amistad y que, en todo caso, estaban conociéndose.
 «Dichas notas manuscritas fueron entregadas por el acusado al jefe de Servicios y Subdirector de Seguridad del Centro Penitenciario de Segovia», afirma la Fiscalía en el escrito de acusación, en alusión al preso al que presuntamente Jonatan de la Fuente habría hecho el encargo.
En los tratos entre ambos acusados también estaría el ofrecimiento a Jonatan de la Fuente por parte del otro preso de un informe psiquiátrico «que le ayudaría en la defensa de ‘su caso’ a cambio de la entrega de 4.000 euros que el padre del acusado debería introducir por medio de billetes en el centro penitenciario, cosa que no llegó a realizarse», según consta en el escrito de la fiscalía.
Cabe recordar que hace casi un año el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirmó en lo sustancial la condena de 25 años de prisión que le impuso la Audiencia Provincial de Ávila como autor de un delito de asesinato en la persona de su esposa, con las agravantes de parentesco y de género, además de otras penas accesorias.