scorecardresearch

"De ciertas marcas el 60 por ciento de la venta es on line"

E.Carretero
-

El taller que su padre, Gregorio Jiménez, montó en la calle Eduardo Marquina es el germen del Grupo Cervera que comercializa ocho casas de automóviles y del que Javier Jiménez es gerente

"De ciertas marcas el 60 por ciento de la venta es on line" - Foto: Mercedes MartÁ­n

Javier Jiménez no ha olvidado aún cuando con 16 años se trasladó a Ávila junto con su familia desde Francia, donde sus padres, Gregorio y Julia, ambos de Navandrinal, marcharon siendo jóvenes como otros muchos españoles para ganarse la vida. Llegar desde París, una gran ciudad, a esta pequeña capital de provincia castellana causó gran impresión en nuestro protagonista que, sin embargo, vivió ese cambio como algo muy positivo porque, reconoce, pese a pasar su infancia y buena parte de la adolescencia en tierras galas nunca perdió el contacto con esta provincia a la que los Jiménez Martín regresaban todos los veranos, e incluso algunas navidades.

Al poco de llegar a Ávila el padre de Javier montó un pequeño taller en la calle Eduardo Marquina que es el germen del Grupo Cervera, empresa que da empleo a más de 50 personas y al frente de la cual, y como gerente, se encuentra Javier.

 

 

¿Qué es lo que más le gusta de vivir en Ávila?

La calidad de vida y el estar a 5 minutos de cualquier lugar. Los desplazamientos son cortos y, además, tienes el campo y la montaña al lado. La calidad de vida en Ávila es muy buena.

¿Y lo que menos le gusta?

La situación de la actividad económica. Veo con envidia lo que ocurre en otras ciudades cercanas de nuestro tamaño que sin embargo tienen mayor proyección.

Un lugar para perderse.

Llevo años perdiéndome en el camino verde de Campoazálvaro, donde me gusta ir a correr.

Un recuerdo de la infancia.

Cuando con 15 años llegué a Ávila y el primer día de clase en el Colegio Diocesano, donde enseguida hice muy buenos amigos que lo siguen siendo hoy en día.

Un personaje abulense que le haya marcado.

Cuando estábamos viviendo en Francia seguíamos mucho por las noticas a Adolfo Suárez, que marcó la transición y del que debemos sentirnos muy orgullosos como abulenses.  

El mayor cambio que necesita Ávila es...

Abrirnos al exterior y sobre todo a Madrid. Hay que aprovechar esa cercanía para atraer empresas porque, sin ánimo de crítica, no podemos depender únicamente de una fábrica de automóviles.

¿Qué tiene que mantener?

Su patrimonio porque el turismo es nuestra principal fuente de ingresos. Hay que saber vender la riqueza natural y patrimonial de esta provincia.

¿Qué le parece Ávila hoy?

Como decía, me parece una ciudad con buena calidad de vida pero ha de ser más atractiva par atraer a los jóvenes y evitar que se marchen.

¿Cómo ve Ávila en el futuro?

Soy optimista porque creo que el futuro de Ávila está en nuestras manos.

¿Qué puede aportar usted a Ávila?

Como empresario, la apuesta por Ávila siempre ha sido clara como demuestra el hecho de que en una década hayamos pasado de 5 a 50 trabajadores. Queremos seguir creciendo pero para ello necesitamos mejores comunicaciones y también apoyo de la administración.